21 cosas que me hubiera gustado saber antes de correr mi primer Maratón

Estás algunas semanas de correr 42,195 kms. Quizás aún no estás 100% seguro de lograrlo. Pero tus entrenamientos te han dado confianza, pero los 42K los harás por primera vez y no sabés todo puede suceder. Tranquilo. Vas a llegar y a pesar que puede llegar a  doloroso, tu forma de ver la vida va a ser otra a partir de ese momento.

Aquí consejos para que tu trayecto sea lo más suave y feliz posible.

1. NO PRUEBES NADA NUEVO

El maratón es un día para ir a lo seguro. No querés que nada salga mal, ya tuviste meses para probar cena, desayuno, calzado, ropa, medias, alimentos, hidratación, pulsómetro y accesorios y el día del maratón solo debés usar lo que mejor te funcionó durante esos meses. No te pongas creativo.

2. NO HAGAS UNA COMIDA/CENA TONTA EL DÍA ANTES

Recordá que tu estómago necesita 12 horas para digerir, así evitarás no tener que estar buscando un baño a media carrera.

3. SI ESCUCHÁS MÚSICA, ENTONCES APOYÁTE EN LA MÚSICA

Está comprobadísimo el poder de la música para mejorar el rendimiento deportivo, úsala a tu favor. Haz una playlist laaaaarga y llenála de canciones positivas, felices y con muy buen ritmo.

4. VESTÍTE DE ACUERDO A LA TEMPERATURA

Pensá que vas a estar transpirando y más caliente de lo normal. Fijáte el clime, tratá de usar ropa liviana y transpirable, que no sientas mientras vas corriendo.

5. DORMÍ BIEN LA NOCHE ANTES

Ya sé, que morís de nervios y no podés pegar un ojo. No importa, metéte en la cama, apagá la luz, cerrá los ojos, respirá profundo, visualizáte cruzando esa meta y dormí bien. El descanso es fundamental para el rendimiento.

6. CUIDÁ TUS PEZONES (hombres)

¿No te habían dicho? Sí, los pezones sangrantes no son ningún mito, son una muy dolorosa realidad. La sal del sudor se seca formando cristales que rozan la piel con la tela de la prenda hasta hacer sangrar los pezones. Comprá curitas redondas o usá vaelina. Puede sonar tonto, pero JAMÁS está de más.

7. EVITÁ ROCES, AMPOLLAS Y UÑAS CAÍDAS

Cuando ya estés vestido y listo busca todas las zonas en las que tu ropa tenga costuras que pudieran llegar a rozarte después de varias horas corriendo, y aplicáte vaselina. Lo mismo en los pies, donde las costuras pudieran rozarte. Las uñas de los pies las debes cortar un par de días antes, cuidando que no estén muy justas y que no tengan picos que pudieran enterrarse. Tus pies van a hincharse durante la carrera, así que si tus zapatillas son medio número más grande del que usas normalmente, será excelente para evitar las uñas negras.

8. ANDÁ AL BAÑO AL DESPERTAR Y ANTES DE SALIR DE CASA

Querés llevar el estómago vacío, creéme. Nada peor que entrar a un baño químico sin papel a media ruta. Ahorráte la mala experiencia.

9. DESAYUNÁ BIEN

No hay una fórmula de desayuno ideal para antes de un maratón, cada quien debe comer el que está acostumbrado a tomar antes de sus distancias largas y que le da energía, pero hay unos lineamientos básicos a seguir: Evita la fibra si no querés perder tiempo en el baño, no consumas cafeína si no la acostumbrás (podría irritarte), evita los lácteos, carne, huevos y alimentos grasosos. Cosas simples como pan con mermelada, o una barra tipo Powerbar, bananas. No subestimes el desayuno, vas a estar corriendo por alrededor de cuatro horas y no querés tener un ataque de hambre, desayuná ligero pero completo.

10.PREPARÁLO TODO

Antes de dormirte, deja lista la ropa que usarás, el chip, el número, tus aparatos conectados para cargarse, tus alimentos, llaves, teléfono y un poco de plata. Revisá que no falte nada. Vas a estar corriendo por mucho tiempo, por nada del mundo olvides cargar bien la noche anterior tu teléfono, Ipod y/o pulsómetro. Que se te apague el Garmin en el kilómetro 30 puede ser la peor sensación del mundo para algunos.

11. LLEGÁ TEMPRANO

Es tu primer maratón, querés disfrutarlo y no llegar con un nudo en el estómago porque faltan dos minutos para la salida, andá con calma. Revisá la ruta que tomarás para llegar a la salida (tomando en cuenta los cierres viales, dejar el coche en algún punto y llegar en transporte público puede ser una gran opción; poné dos alarmas de despertador, levantáte con muuuucho tiempo para desayunar, vestirte y salir sin prisas. Llega al lugar, calentá con calma, saludá a tus amigos, colocáte en el cajón de acuerdo a tiempo estimativo, ponéte cómodo (apretado como todas las salidas) y prepráte mentalmente para salir.

12. DOBLE NUDO A TUS CORDONES/ USÁ PROTECTOR SOLAR

13. LLEVá UNOS CUADRITOS DE PAPEL HIGIÉNICO

Nunca sabés lo que puede pasar.

14. LOS NERVIOS SON NORMALES

Disfrutálos

15. COMÉ CARBOHIDRATOS DURANTE LA RUTA (ESTE ES MI MAYOR DESCUBRIMIENTO)

16. SALÍ DESPACIO, CORRÉ DESPACIO

No hay apuro, no es un 21K, revisá bien el ritmo al que correrás y no te dejes llevar por la euforia de la salida. Los primeros 5K te sentirás invencible y te costará mucho trabajo bajar el paso, pero necesitás ahorrar esa energía para cuando vayas más allá del kilómetro 30, donde las cosas se ponen duras. Concentráte en tu carrera. No pierdas tu energía.

17. CUANDO LLEGUE EL CANSANCIO, SENTÍTE ORGULLOSO.

La carrera es dura, pero vos sos más duro.

18. DEDICÁ TUS KILÓMETROS

Más allá del kilómetro 32, vas a sentir que los carteles de los kilómetros están cada vez más lejos. Es momento de pensar en las personas a quienes más amas y dedicarle a cada una uno de esos diez kilómetros. La fuerza brotará de tus piernas y no permitirá que nada te venza.

19. CONFIÁ EN VOS Y DIVIRTÍTE.

Relajáte, disfrutá, es una experiencia que no se volverá a repetir. Vivílo al máximo.

20. PULÍ TU FOTO DE LLEGADA

Cuando vayas acercándote a la meta, revisá un punto despejado bajo el arco, prepará tu mejor sonrisa y posá! SOS MARATONISTA Y A PARTIR DE ESTE MOMENTO NADA SERÁ IMPOSIBLE PARA VOS.

21. DESPUÉS:

Recién cruzando la meta, tomáte la bebida con proteínas que te darán de Gatorade, tu cuerpo la necesita demasiado. Ya después puedes ir a festejar con un buen desayuno y proteínas! Si podés, pasá por la farmacia por Redoxón, tomar un par de estas tabletas tras terminar el maratón te protegerá de engriparte por la descompensación que enfrenta tu cuerpo. Si tenés oportunidad, metéte 20 minutos en una bañadera o balde lleno de agua y hielos. El dolor para los siguientes días se reducirá a mucho menos de la mitad.

 

Araiz Arriola. Periodista para Men’s Health y Publimetro.  araiz.arriola@gmail.com