Para los más apasionados de la actividad física el deseo de mejorar su resistencia está siempre latente y es por ello que en cada rutina buscan la forma de dar mucho más, en la dura competencia contra nuestras limitaciones físicas.

 

Por ello resulta fundamental, la capacitación constante en búsqueda de descubrir técnicas no convencionales que pueden darnos una mano para conseguir la anhelada excelencia deportiva.

 

Por ejemplo en la natación, la mayoría de las personas conoce las cuatro técnicas básicas, que son; Braza, estilo libre o crol, espalda y mariposa. Claro está que mientras algunos las dominan como auténticos profesionales, otros las ponen en práctica como pueden.

 

Sin embargo, hoy queremos dar a conocer una buena noticia para perfeccionar la resistencia en el agua, esto gracias a la existencia de un quinto estilo que ha resultado tremendamente eficaz y relajante, enfocado en permitirnos pasar muchas horas nadando.

 

El origen de esta poderosa técnica es militar, concretamente proviene de los famosos Navy SEAL´s, el cuerpo más conocido del mando de operaciones especiales de los Estados Unidos de América.

 

Cabe destacar que las siglas SEAL, hacen referencia a la capacidad de estos soldados para operar en mar, aire y tierra (Sea, Air and Land), pero es precisamente su habilidad para accionar bajo el agua, la que los diferencia del resto de unidades militares del mundo.

 

Secretos revelados del “Combat sidestroke”

 

Por las características especiales de los SEAL`s, su entrenamiento está enfocado en poder afrontar y superar situaciones al límite de la supervivencia, para ello es necesario saber utilizar de la mejor manera posible, las fuerzas y recursos disponibles.

 

Apegados a este principio, los Navy SEAL’s han desarrollado un estilo propio para nadar que está considerado hasta la fecha como el más eficiente, ya que implica un menor esfuerzo físico, a este se le conoce como: Combat sidestroke o por sus siglas “CSS”.

 

El Combat sidestroke es una combinación de movimientos del estilo libre y de la braza, pero adaptados para reducir la resistencia del cuerpo con el roce del agua. A diferencia del crol, el cuerpo del nadador se mantiene la mayor parte del tiempo sumergido, pero los movimientos de giro permiten dar mayor impulso al desplazamiento.

 

Cuatro (4) pasos a seguir para nadar al estilo SEAL

 

  1.  Inicia en una posición donde el cuerpo y los brazos deben quedar completamente extendidos, mientras que los ojos mirarán hacia el fondo del agua.

 

  1. Elige el flanco que quieres que permanezca sumergido. El primer paso consistirá en desplazar el agua con el brazo que saldrá a la superficie y que acabará al final del movimiento, pegado al cuerpo.

 

 

  1. Luego se debe girar el cuerpo y la cabeza lateralmente sacándolos fuera del agua para tomar aire. Al alcanzar la posición, se da una brazada de avance con el brazo inferior que debe estar ubicado debajo de la cabeza, empujando el agua hacia el fondo.

 

  1. Mientras se vuelve a la posición inicial, las piernas deben realizar un movimiento similar al de una tijera, es decir, que primero se abre con las rodillas ligeramente flexionadas y que terminan cerrándose en el punto en que las extremidades se alinean nuevamente con el tronco.

 

 

Con la aplicación de esta técnica de nado, los Navy SEAL`s han conseguido ampliar su capacidad de nadar muchos kilómetros continuos, en sesiones extenuantes de entrenamiento.

 

Adicionalmente en el ámbito militar, este estilo aporta una ventaja importante, pues aumenta el sigilo de los soldados al servir como método de camuflaje, al permanecer el cuerpo en la superficie el mínimo tiempo necesario y al no realizar efectos en el agua durante la ejecución.

 

En lo que respecta a lo deportivo, esta técnica puede aportar una ventaja importante para los nadadores, quien podrá adquirir la capacidad de incrementar su capacidad de desplazamiento, especialmente en recorridos extenuantes de muchos kilómetros.

 

A propósito de estas enseñanzas provenientes del ámbito militar, también el triatlón guarda una supuesta relación, ya que según se cuenta popularmente, surgió producto de una apuesta entre marines americanos, en el año 1.978, en la isla de Hawaii.

 

La apuesta buscaba dilucidar cuál de los tres (3) deportes y qué deportista sería el más duro y completo en su conjunto, es decir, un nadador, un atleta, o un ciclista, esto habría dado origen al actual Ironman de Hawaii, sin embargo existen otras teorías que intentan aclarar su origen.

Por Edith Gomez, redactora @gananci