Beneficios de la fruta en el corredor

Si en la alimentación de cualquier persona es importante la fruta, en el caso de un corredor mucho más, ya que se trata de un alimento que aporta una gran cantidad de vitaminas y minerales. Además, son capaces de hidratarnos y de proporcionarnos energía al mismo tiempo, debido a que básicamente se componen de agua (entre un 80 y un 90%) y de carbohidratos.

 

Claro está que las frutas son muy diferentes y se complementan entre ellas, por lo que lo ideal es consumirlas de forma variada. Las diferencias en cuanto a los nutrientes que aportan no sólo dependerán del tipo de fruta, sino que también tienen importancia otros factores, como el estado de maduración. Por ejemplo: una fruta muy madura tiene una cantidad de azúcares (carbohidratos) más alta que una que esté más verde.

Otro punto muy importante a tener en cuenta a la hora de escogerlas es su índice glucémico (IG), que mide la capacidad de cada alimento para elevar la glucosa libre en sangre. Es decir, una fruta con mayor índice glucémico nos proporcionará más carbohidratos. Por ejemplo, no en vano las bananas siempre fueron las favoritas por los atletas, ya que están entre las frutas con mayor índice glucémico. Este noble alimento contiene buenas cantidades de fructosa y glucosa, que combinadas favorecen la absorción intestinal de los carbohidratos. Además, al igual que las frutas deshidratadas, son ricas en minerales esenciales para los runners, como lo son en potasio y en magnesio, que intervienen en los procesos de la transmisión neuromuscular y nos ayudan a reducir de la sensación de cansancio y a retardar la fatiga.

Por lo contrario, los índices glucémicos de frutas como la naranja, el kiwi, la pera o la manzana son bastante bajos. De todos modos, esto no es motivo para descartarlas de nuestra dieta, sino todo lo contrario: tienen propiedades antioxidantes, aportan una buena cantidad de fibra y vitaminas, y son de muy rápida digestión.

Bananas
Es una de las frutas que, junto con la naranja y la manzana, contiene menos calcio. En cambio, resulta ser mucho más rico en vitamina A y también contiene vitaminas B1, B2, C y V (antiulcerosa). Y es excelente en casos de calambres por falta de potasio.

Cereza
La cereza es bastante rica en sales minerales pues contiene pequeñas cantidades de calcio, fósforo, hierro y potasio. Es además rica en vitaminas Ay C y en menor cantidad E y B2.

Ciruela
A la ciruela se le atribuyen propiedades laxantes y ligeramente diuréticas.

Frambuesa
La frambuesa es una planta espontánea en Europa. No obstante, no fue hasta finales de la Edad Media que se empezó a cultivar. La frambuesa es una fruta rica en hidratos de carbono (más del 12%) pero pobre en prótidos y, naturalmente, en lípidos.

Frutilla
Es rica en vitamina C así como en calcio, fósforo, magnesio y potasio, y hierro en menor grado. En caso de diverticulosis se debería evitar ya que sus semillas pequeñas pueden alojarse en el divertículo y causar inflamación.

Limón
Respecto a las vitaminas, no contiene la A. Pero sí el resto de ellas, comúnmente prentes en este género de frutos: vitaminas Bl, B2 y fundamentalmente C. Es muy valiosa en caso de cálculos, ya que tiene la propiedad de disolverlos.

Mango
Contiene cantidades interesantes de minerales como el potasio y magnesio. En cuanto a vitaminas, los frutos maduros son fuente importante de provitamina A (en nuestro organismo se transforma en vitamina A) y de vitamina C; 1 mango de 300 g cubre la totalidad de las necesidades de un adulto de vitamina C y de vitamina A. También contiene, en menor medida, vitaminas del grupo B entre las que destaca los folatos. Por su contenido en antioxidantes naturales, es una fruta de gran interés dietético y nutricional, ya que dichas sustancias son protectoras de la salud de nuestro organismo.

Manzana
La composición de la manzana es casi idéntica a la de la pera, pero la primera tiene una proporción superior de vitaminas A, B1 y C. También se la considera diurética. La manzana resulta ser también de gran eficacia en las afecciones de origen gástrico (en la que se consumirá sin su piel), pulmonares o renales.

Melón
Contiene hasta un 4 % en azúcares (principalmente sacarosa y levulosa). En cuanto a las sales minerales, el melón es rico (proporcionalmente a otras frutas frescas) en fórforo y hierro. Respecto a vitaminas, abunda en A y posee una menor cantidad de vitamina C.

Naranja
Se ha dicho, y es cierto, que la naranja era una fuente extraordinaria de vitamina C. También tiene vitaminas Bl y B2 en cantidades considerables, y vitamina A en bajo grado. Se encuentra en ella más o menos la misma variedad de sales minerales que las contenidas en la fresa.

Pera

Una pieza aporta unas 70 calorías y, respecto a sus propiedades nutritivas, destaca el aporte de azúcares (13%), fibra, vitaminas (ácido fólico, B2) y minerales como el potasio. Por su composición es diurética y suavemente astringente (rica en taninos).