Cómo prevenir las 5 lesiones más comunes en el Ciclismo

Ya sea por un accidente, sobreentrenamiento o de mal ajuste, las lesiones son parte del deporte en bicicleta. Es una de las principales razones por las que una bicicleta puede ser una actividad difícil. Aunque algunas lesiones son imposibles de evitar, hay algunas cosas que cada ciclista puede hacer para prevenir lesiones. Aquí está una lista de los seis que son los más comunes y lo que puede hacer para evitarlos.

Dolor de espalda baja

Las largas horas en una posición de conducción agresiva son los principales culpables que conducen a reducir el dolor de espalda del ciclismo. Excesiva flexión de la región lumbar de la columna vertebral puede conducir a condiciones más graves relacionados con atrapamiento del nervio y la ciática, que requieren atención médica.

Consejo: Un buen régimen básico de fortalecimiento debe ser parte de la rutina de cada ciclista, sobre todo en la temporada baja cuando el clima no nos ayuda a salir a rodar. Elemental el fortalecimiento de los músculos centrales como el glúteo medio, el transverso abdominal y otros músculos más pequeños que rodean la pelvis.

La tendinitis en el Talón de Aquiles

  • -Diagnóstico: molestias o dolores en la parte postro-interna de la pierna, producida por una sobrecarga en la utilización del tendón.
  • -Prevención: vigilar una posición retrasada del pie respecto al eje del pedal, sobre todo en pendientes exigentes.
  • -Tratamiento: cuando existe disimetría de extremidades, la pierna mas corta será la que tenga mayor posibilidad, de sufrirlo. Cuidado con los cambios de calzado y de sistemas de pedales; hay que adaptarlos antes de hacer un uso intensivo de ellos.

 

Tendinitis rotuliana

l tendón rotuliano, que une la parte inferior de la rotula con la tibia, debido a un pedaleo repetitivo, con la utilización de grandes desarrollos, con una posición adelantada del sillín subidas prolongadas en cuestas.

  • -Diagnóstico: se producirá una tumefacción o dolor en el polo inferior de la rótula, que también puede ser externa o interna de la rótula.
  • -Prevención: corregir posición del sillín.
  • -Tratamiento: buscar la posición antero-posterior neutra en el sillín (mediante una plomada), ya que este problema aparece en sillines demasiados bajos o muy adelantados. También se muestra cuando existe una alteración anatómica de piernas en “X” o cuando se produce rotación interna de tibia.

 

Dolor de cuello

  • -Diagnóstico: la posición habitual del ciclista, mirada al frente de manera fija, genera una contracción prologada de los músculos de la nuca y los hombros, provocando una hiperextensión del cuello, principal causa de la cervicalgia o dolor de cuello.
  • -Prevención: actuar sobre el sobreuso o distribución anómala de los pesos; normalmente la mayor parte del peso se transmite al sillín y, en menor cuantía, al manillar. Cuando el sillín está adelantado, esa distribución varía y provoca dolor de cuello. Si la distancia entre sillín y potencia es mayor y, sobre todo, existe un descenso de las manetas del freno, se genera dicho dolor.
  • -Tratamiento: realizar maniobras de estiramiento durante el entrenamiento, cambiar posición de manos, miradas laterales, estirar el cuello y, en muchos casos, reducir presión de los neumáticos
  • -Neumáticos más anchos.

Lumbalgia

  • -Diagnóstico: a pesar de que el uso de la bicicleta está aconsejado para la rehabilitación, puesto que reduce las cargas sobre la columna vertebral y extremidades inferiores, cuando nos encontramos en situaciones anómalas, pueden provocar dolor e incapacidad de los mismas.
  • -Prevención: situar la altura del sillín de manera adecuada, puesto que si está alto puede generar una hiperextensión de la zona lumbar.
  • Posición del pie: cuando se utilizan desarrollos largos se retrasa el taco generando un adelantamiento del pie, lo que causa una alteración del golpe del pedal, fatiga del cuadriceps y lumbalgia por esfuerzo.
  • -Tratamiento: Adelantar el sillín: una posición retrasada de sillín causa un aumento de la curvatura lumbosacra y por ende un aumento de tensión lumbar. Posición demasiado erecta: aunque en principio relaja, puede provocar una comprensión de los discos, generando lumbalgia.

Bielas demasiado largas: provocan un estiramiento de los músculos glúteos, provocando lumbalgias.