Cómo prevenir las rozaduras, ampollas y uñas negras

Una de las lesiones más típicas entre corredores, tri-atletas y ciclistas son las rozaduras, las ampollas y las uñas negras, si bien son lesiones menores, nos pueden privar de unos días de nuestro deporte.

¿Qué es una ampolla-rozadura y por qué se produce?

Las ampollas suelen ser pequeños sacos de líquidos que se crean en las capas de la piel y que ocurren por fricciones o bien por quemaduras. En el corredor estas fricciones se producen al rozar el pie con la zapatilla o bien con una media no adaptada a la práctica deportiva. Las rozaduras normalmente suelen ocurrir en zonas diferentes a los pies, siendo más frecuentes en el corredor en la zona de las ingles, axilas y en los pezones.

¿Cómo se suele tratar una ampolla-rozadura?

Normalmente las ampollas se curan por sí solas, ya que es un mecanismo de defensa que poseemos para que el daño no sea mayor en nuestra piel. Se recomienda no pinchar por el riesgo a que esa pequeña bolsa se infecte (con el sudor el pie tiene una enorme cantidad de bacterias). Aún así, para ampollas que suelen ser muy molestas, porque se encuentran en la planta del pie, podemos pincharlas para vaciar el líquido pero con una aguja esterilizada.

Mientras que para las rozaduras las trataríamos con cremas hidratantes ya que son pequeñas quemazones que sufrimosen la piel.

¿Cómo prevenir las ampollas-rozaduras?

Para que no tengamos que llegar al extremo de ir rengueando por una ampolla siempre debemos prevenir:

– Elegir el calzado adecuado. Fijarnos bien en el talle y en el ajuste del mismo ya que si notamos un simple roce cuando lo usamos corriendo este roce se convertirá en una ampolla.

– Elegir medias de lycra o material sintético, ya que los de algodón se empapan de sudor y es más probable que provoquen ampollas.

– Colocar en las zonas conflictivas cremas anti-rozaduras o bien parches para evitar dicha ampolla. También se suele embadurnar las zonas de las axilas, ingles y pecho con vaselina para evitar la quemazón durante la práctica deportiva, o bien elegir prendas apropiadas para evitar que rocen. Normalmente las camisetas de algodón suelen provocar rozaduras en los pezones porque se acumula una pequeña cantidad de sal generada al sudar que hace que sangren o se inflamen.

– Evitar correr sin medias sino estamos acostumbrados porque al transpirar la piel se vuelve más blanda y es más fácil que nos aparezcan las ampollas.

¿Qué son las uñas negras?

La uña negra también se conoce como dedo del corredor y ocurre cuando aparece una pequeño hematoma por debajo de la uña, debido al sangrado debajo de la uña. Suele ocurrir este problema por la mala elección del calzado, llevarlo muy ajustado hace que el dedo sea presionado por la zapatilla. O bien por correr mucho tiempo cuesta abajo (carreras de montaña suele ser más frecuente), o bien por llevar las uñas más largas de lo normal.

¿Cómo tratar la uña negra?

Para tratar esta lesión lo ideal es que la uña cicatrice de forma espontánea, si bien durante los primeros días el dolor puede hacer que dejes de correr o bien que cuando lo intentes modifiques tu técnica de carrera a la hora de correr. Al cabo de unos días la uña comenzará crecer y puede caerse.

¿Cómo prevenir la uña negra?

Lo más importante para prevenir esta lesión es elegir bien el calzado para correr, sabiendo que necesitamos medio número o incluso un número más de talle, que la que solemos calzar usualmente.

Mantener las uñas de los pies bien cuidadas, ya que si las llevamos más largas de lo normal lo más probable es que choquen con la puntera del calzado.

Elegir rutas donde no tengamos cambios bruscos de desnivel mientras presentamos síntomas o molestias en los dedos del pie.

En resumen, una mala elección del calzado deportivo o bien de los calcetines para correr puede provocarnos pequeñas lesiones en los pies que al principio pueden parecer insignificantes pero a la larga pueden traer problemas mayores sino se tratan o previenen de forma correcta.