Cuáles son los récords del atletismo que pidieron eliminar por sospechas de doping

PARÍS (AFP).- El presidente de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF)Sebastian Coe advirtió este lunes que borrar todos los récords mundiales y empezar de cero es “tentador”, pero “ensuciaría a los atletas limpios”.

La propuesta fue presentada hace seis días por la Federación Inglesa de atletismo, para evitar las sospechas generalizadas.

“Sé que algunos récords son verdaderas barreras, especialmente en el atletismo femenino, en ciertas disciplinas”, récords que se remontan a “30 o 40 años, que probablemente no fueron establecidos de forma legítima”, admitió Coe, doble campeón olímpico de 1500 metros (1980 y 1984).

“Hay que ser muy prudente, aunque comprendo la frustración” de algunos, insistió Coe: “El debate es legítimo, pero comprendo también el nerviosismo de los atletas limpios que detentan récords que han batido de manera normal”, frente a una medida que “implicaría implícitamente que no lo hicieron de manera limpia”.

La etíope Genzebe Dibaba y la polaca Anita Wlodarczyk batieron en 2015 los récords mundiales de 1500 metros y lanzamiento de martillo, pero batir plusmarcas se ha convertido cada vez en algo más infrecuente. La mayoría de los récords femeninos se batieron en los años 1980 y 1990 y están fuera del alcance de las atletas actuales.

Pero, ¿cuáles son los récords más antiguos de los que sospecha Coe?

Aunque no lo mencionó, los primero que entran en la lista son los de Florence Griffith Joyner, plusmarquista mundial de los 100 y 200m femeninos a fines de los 80. La norteamericana, que siempre estuvo bajo sospecha, falleció a los 38 años, en 1998, por un ataque cardíaco.

Las marcas, en su mayoría, pertenecen a la década del 80, en plena Guerra Fría y con la lucha propagandística que se establecía a través del deporte. La utilización del doping de manera sistemática se incentivó en esa época en los Estados Unidos y en los países del bloque comunista, desarrollándose varias marcas insólitas para la época y aún inalcanzables, especialmente en la rama femenina.

Estos son los récords más antiguos que permanecen imbatidos:

En mujeres

  • 32 años: Jarmila Kratochvilova (Checoslovaquia), en los 800m (1m53s28)
  • 30 años: Marita Koch (Alemania Orienta), en los 400m (47s60)
  • 28 años: Natalya Lisovskaya (Unión Soviética), en bala (22m63)
  • 28 años: Stefka Kostadinova (Bulgaria), en salto en alto (2m09)
  • 27 años: Jackie Joyner-Kersee (EE.UU.), en heptatlón (7291 puntos)
  • 27 años: equipo soviético, posta 4×400 (3m15s17)
  • 27 años: Gabriele Reinsch (Alemania Oriental), en disco (76m80)
  • 27 años: Galina Chistyakova (Unión Soviética), en largo (7m52)
  • 27 años: Yordanka Donkova (Bulgaria), en 100m vallas (12s21)
  • 27 años: Florence Griffith Joyner (EE.UU.), en 100m (10s49)
  • 27 años: Florence Griffith Joyner (EE.UU.), en 200m (21s34)

En varones

  • 29 años: Jürgen Schult (Alemania Orienta), en disco (74m08)
  • 29 años: Yuri Sedyj (Unión Soviética), en martillo (86m74)
  • 25 años: Randy Barnes (EE.UU.), en bala (23m12)
  • 24 años: Mike Powell (EE.UU.), en largo (8m95)
  • 23 años: Kevin Young (EE.UU.), en 400m con vallas (46s78)
 
Foto: Archivo 

La presión que cae sobre la IAAF

La IAAF está actualmente siendo atacada por diversos frentes por haber cerrado los ojos durante mucho tiempo con respecto al dopaje. Un informe de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) denunció incluso que la federación era “parte integrante” de un sistema corrupto para ocultar prácticas ilegales.

El presidente de la IAAF durante 16 años, hasta agosto pasado cuando fue sustituido por Coe, el senegalés Lamine Diack fue presentado por este informe como el instigador de un sistema basado en el “nepotismo” en el que estarían implicados dos de sus hijos y por el que se recibieron sobornos a cambio de no revelar controles positivos antidopaje.