De la mano de Nelson Mandela, Sudáfrica volvió a las Olimpíadas

Luego de su liberación, Sudáfrica volvió a las Olimpíadas después de 32 años de ausencia.

Nelson Mandela,  después de 27 años de prisión obtuvo su libertad y se convirtió en el primer presidente negro de Sudáfrica en una época en 1994 post- apartheid, el creía que “el deporte tenía el poder de cambiar el mundo … el poder de inspirar; el poder de unir a la gente de una manera que otras cosas no hacen“. Decía que el deporte podía crear esperanzas donde antes sólo había desesperación:”Es más poderoso que el gobierno para romper las barreras raciales “.

Mandela, a los 95 años , había sido un corredor de larga distancia y un boxeador en su época universitaria . Su encarcelamiento , por conspirar contra el gobierno de Sudáfrica , llegó justo poco después de que el país fuera expulsado de los Juegos Olímpicos y otras competiciones internacionales debido a su sistema de apartheid de separación racial estricta. Después de Roma , en 1960, Sudáfrica no estaría en los Juegos Olímpicos hasta el año 1992, en Barcelona.

Mandela , en medio de los conflictos civiles y la intensa presión de la población para acabar con el apartheid , fue liberado de prisión en 1990 , y fue marcadamente más motivado por la necesidad de conciliar que cualquier deseo de buscar venganza. El desmantelamiento del apartheid , que ayudó a negociar con el presidente del país , F.W. de Klerk , significó que la prohibición de participar en las Olimpíadas había terminado. Una vez más, corredores del país podrían emerger de las sombras y la oscuridad ypara convertirse en parte del atletismo mundial.

En Barcelona, ​​en 1992 , la primera medalla de Sudáfrica fue a fue a Elana Meyer, que se batió en duelo con el etíope Derartu Tulu en la prueba de 10.000mtrs. de mujeres antes de decidirse por una de plata . Meyer y la victoria el regazo de Tulu , mano a mano , resonó profundamente por observadores optimistas sobre el progreso racial en el continente africano . Hoy , 31 años después, Elana Meyer en su cuenta de Twitter cuenta con una foto junto a Mandela.

En 1996, en Atlanta, Josia Thugwane de Sudáfrica ganó por primera vez el maratón masculino , convirtiéndose en la primera persona de color de Sudáfrica en ganar el oro olímpico.

La comunidad de las carreras de calle había estado esperando para darle la bienvenida a Sudáfrica de nuevo al ruedo, particularmente debido a los logros de un banquero de Durban llamado Willie Mtolo  Este hijo de un ganadero Zulu había corrido un maratón en 2:08:15 en Port Elizabeth en 1986. Había sospechas planteadas acerca de la validez de la longitud del curso , pero Mtolo era innegablemente excepcional. Sin embargo,  se le prohibió competir con casi todas partes, salvo a nivel nacional .

Sin embargo el Director del Maratón de la Ciudad de Nueva York Maratón, Fred Lebow, quería a Mtolo en su carrera, y en 1991 le había dado un espacio en el camión de prensa que lidera a los corredores de elite. Un año más tarde, Mtolo se convertiría  en el primer campeón de el Maratón de Nueva York de Sudáfrica con un tiempo de 2:09:29 . Hendrick Ramaala se convirtió en el siguiente, recién en 2004 , corriendo un segundo más rápido que el tiempo de Mtolo .

En el siglo 21 , Sudáfrica se ha reconstruido en un poder “de gama media” en el atletismo . Johan Cronje fue medallista de bronce de 1.500 metros en los campeonatos mundiales de este verano en Moscú, y Caster Semenya tiene un oro en los 800 de mujeres en los campeonatos de 2009 y una de plata a partir de 2011 . Además del “Blade Runner”, Oscar Pistorius .

Pero mientras que Mandela había languidecido en prisión, Sudáfrica había estado en el desierto de atletismo durante décadas. En los 20 años siguientes a la imposición de la prohibición de los atletas de la nación, tal vez el más logrado y corredor prominente afectado fue Sydney Maree . Cursó estudios en la Universidad de Villanova y ganó dos títulos de la NCAA en el 1500 y otra en el 5000 , entre 1979 y 1981. Sus 1.500 y también la milla eran tiempos verdaderamente de clase mundial.

La difícil situación de Maree ejemplifica la crueldad que puede acompañar a las buenas intenciones. Maree es negro , y por lo tanto era él mismo una víctima de las políticas de apartheid de Sudáfrica , pero el Comité Olímpico Internacional no hizo distinciones en su prohibición de todos los sudafricanos . Maree no llegó a los Juegos Olímpicos hasta 1988 en Seúl , como un ciudadano de los Estados Unidos, y terminó quinto en los 5000.

Por supuesto, el corredor de larga distancia más asociada con la era del apartheid en Sudáfrica fue Zola Budd , que estableció lo que habría sido un récord mundial de 5.000 metros de 15:01.83 en 1984 cuando tenía sólo 17 años. La IAAF se negó a reconocer la marca debido a su país de origen! Increíble.. .

Ayudado por un periódico sensacionalista , Budd obtuvo la ciudadanía británica ( su abuelo era inglés ) a tiempo para los Juegos Olímpicos de Los Angeles, donde tuvo una fatídica carrera de 3.000 metros con la estadounidense Mary Decker Slaney , un evento que se mantiene más renombrado por lo que ocurrió durante la carrera, que por los ganadores.

Como británica, su 14:48.07 en 1985 hizo ganar reconocimiento como un récord mundial de 5.000 metros , y fue el campeona mundial cross country en 1985 y 1986.

Budd y Sudáfrica volvieron a juntarse, después de la liberación de Mandela, y la salida del apartheid, volvió a representar a Sudáfrica en los 3000 metros de las Olímpíadas de Barcelona 92, ​​a pesar de que no llegó a la final Olímpica . En 1993 llegó su proyección internacional más fuerte y llegó en cuarta posición en el campeonato de cross country a través del mundo.

Autor: Peter Gambaccini

Traducción: Triatloners