Día de la carrera: 10 consejos principales

Diez consejos para controlar el pánico y dar lo mejor de vos

1. Andá con tiempo de sobra

Informáte sobre la carrera. Eso significa conocer dónde empieza y dónde finaliza la carrera y realizar todos los preparativos necesarios para el transporte. Tanto si es una carrera de larga como de corta distancia, presentáte por lo menos con una hora de antelación para calentar y acostumbrarte al entorno.

2. No comas más tarde de una hora antes de la salida

No podés correr sin energía, pero comer poco antes de la salida puede provocarte calambres. Tratá de comer alimentos ricos en carbohidratos no más tarde de una hora antes de que comience la carrera.

3. Para largas distancias armá un plan de hidratación

En carreras de más de 10 km, muchos participantes buscan una bebida para mantenerse hidratados. ¿Preferís correr con una botella o buscar bebidas en los puestos de hidratación? Tomá una decisión y entrená en consecuencia.

4. Decidí cuál va a ser tu plan de carrera

Es imposible saber de antemano cómo se va a desarrollar una carrera pero eso no significa que no necesites un plan. ¿Querés correr rápido al principio y luego levantar el pie del acelerador, o viceversa? Intentá que el comportamiento de otros corredores no te influya para cambiar de plan. A los principiantes les aconsejamos evitar correr rápido al principio de la carrera. Ir adelantando en la segunda parte de la carrera a los participantes que se pasaron de entusiasmo! Eso, sin dudas aumentará tu confianza.

5. Llevá una equipación apropiada

Consultá las previsiones meteorológicas para el día de la carrera y elegí una equipación adecuada. No hagas experimentos el día de la carrera: ponéte ropa que ya hayas usado y con la que te sientas cómodo y evitá estrenar artículos nuevos.

6. Utilizá a otros corredores como referencia

Cuando estés cansado te ayudará seguir la trayectoria de otros corredores para seguir en carrera. Otra táctica útil es elegir a un participante que te saque una distancia, no demasiado grande, e intentar llegar hasta él, o simplemente mantener la misma distancia.

7. Dividí la carrera

En una carrera de fondo puede servir de ayuda dividir la carrera mentalmente en diferentes secciones. Así, dividir una media maratón en carreras de 5 km, afrontando una sección tras otra. Esto también funciona alcanzando puntos visuales (por ejemplo faroles o esquinas de calles). Eso hace que la distancia sea menos desalentadora y disminuye la presión.

8. Relajación

Si bien necesitas una buena dosis de adrenalina, la tensión y la poca relajación pueden hacer que seas menos eficaz. Tratá de hacer un análisis mental cada cierto tiempo durante la carrera. Preguntáte: ¿cómo vengo? ¿Cómo me siento? Hacé un esfuerzo por relajar manos, hombros y respiración. Esto te permitirá correr con mayor facilidad.

9. Llevá un equipo de apoyo

Participá junto con un compañero o intentá que tus amigos o familiares acudan a animarte. Saber que alguien te está alentando te aportará energía cuando estés más cansado. También es más fácil correr cuando sabés que alguien te está esperando en la meta para compartir el momento.

10. No importa si es tu primera carrera o la 101: disfrutála

Disfrutá cuando corras. Si no estás contento con tu rendimiento, podés enojarte durante unos instantes, registrálo y seguí adelante. Consultar el registro más adelante puede ayudarte a evitar experiencias similares. Pero no te olvides que todo el mundo tiene días malos, y que esas memorias negativas se olvidan con una buena carrera.