El Ibuprofeno ¿una ayuda o un factor de riesgo?

Desde hace años ha crecido considerablemente la ingesta de AINES (Anti-Inflamatorios No Esteroideos), siendo el más popular el Ibuprofeno, dentro de la rutina de entrenamiento.

Su uso se basa en la premisa de que estas sustancias desinflaman y alivian el dolor muscular y que por ello debería “prevenir” el dolor durante y posterior a la carrera, permitiendo así un mejor desempeño y una recuperación más rápida.

Un estudio realizado por el fisiólogo David Nieman, del que se hace eco el diario New York Times, en el que se estudió a corredores que participaban en el Ultra Western States Endurance Run de 100 millas, reflejó que aquellos que consumieron una tableta de ibuprofeno antes y durante la carrera presentaron mayor inflamación que aquellos que no lo hicieron. Además, estos corredores presentaron signos de un leve fallo renal.

Otro hallazgo del estudio es que en realidad al consumo de Ibuprofeno, antes o durante la carrera, no afecta en la percepción del dolor del atleta, ya que los atletas que lo habían consumido y los que no reportaron sentir dolor similar a los que no la consumieron. “La idea está simplemente arraigada en la comunidad atlética que el ibuprofeno le ayudará a entrenar mejor y más fuerte, pero esa creencia no es cierta. No hay ninguna razón científica válida para usar ibuprofeno antes del ejercicio y muchos motivos para evitarlo”, afirmaba el Dr. Nieman en el New York Times.

El ibuprofeno y otros AINE en general son seguros cuando se toman según las indicaciones para aliviar lesiones relacionadas con el dolor y la inflamación en el corto plazo. Sin embargo, el uso diario no se considera seguro, el medicamento aumenta el riesgo de sangrado gastrointestinal e interfiere con la creación de colágeno, lo que hace difícil para los músculos, los tejidos y los huesos se curan bien después de una lesión o recuperarse de un duro entrenamiento.

En la actualidad se toman dosis excesivas de ibuprofeno cuando se trata de paliar dolores leves y moderados (muchas veces se recurre a la auto-mediación). Esta fue uno de las conclusiones alcanzada por expertos de la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria (SEFAC) en un Congreso celebrado en Barcelona el año pasado, poniendo encima de la mesa un dato, más del 8,5 de españoles recibe cantidades diarias de ibuprofeno superiores a las recomendadas. En el ámbito del running, cerca del 70 por ciento de los corredores admiten tomar o haber tomado ibuprofeno antes de un entrenamiento o competición, como prevención del dolor muscular inducido por el ejercicio y de esta manera mejorar el rendimiento físico.

Un estudio reciente del Dr. Kim van Wijck publicado en el Medicine & Science in Sports & Exercise, concluye que el ibuprofeno y el resto de anti-inflamatorios analgésicos tomados antes del ejercicio no ofrecen ningún beneficio, y por el contrario, pueden tener efectos potencialmente peligrosos, sobre todo a nivel intestinal. Otros estuidos similares han demostrado que la práctica de ejercicio extenuante origina un trauma intestinal de corta duración ya que, durante el ejercicio, la sangre que normalmente fluiría al intestino delgado se desvía al trabajo muscular. Privadas de sangre, algunas de las células que recubren los intestinos resultan dañadas. La investigación se centra específicamente en el uso profiláctico de ibuprofeno, el consumo como prevención del dolor musculoesquelético, y no se ocupa de los riesgos y beneficios del ibuprofeno después de una lesión.

Fuente: eleconomista.es