En 7 Días 10 Corredores completaron 7 Maratones en 7 Continentes

La inscripción costó nada menos que USD 36.00o (todo incluído!), y  los llevó a la Antártida ; Punta Arenas , Chile ; Miami ; Madrid; Marrakech; Dubai , Emiratos Árabes Unidos y Sydney, Australia.

Durante los siete días consecutivos de carrera completaron siete maratones en los siete continentes, los corredores han tenido que cubrir alrededor de 40.000 kilómetros de la geografía terrestre, utilizando para ello ocho vuelos intercontinentales de diferentes líneas regulares, siempre en dirección Este y contabilizando los siete días según el horario GMT.

La suma total de tiempo que han permanecido en el aire alcanza las 62 horas, mientras que con los pies en el suelo han sido 106 horas, de las cuales ocho por día fueron el límite para cubrir cada maratón.

Desde el primero de los maratones, en La Antártida, los atletas australianos David Gething y Douglas Wilson lideraron todas las etapas, venciendo Gething en cuatro ocasiones por tres de Wilson. El mejor de todos los registros lo marcó Wilson, 3:17:11, en la etapa final de Sydney.

Prácticamente todos los corredores emplearon una media de tiempo personal similar en cada una de las siete etapas, salvo en  Marrakech, donde todos ellos aumentaron en torno a una hora su promedio, consecuencia del poco tiempo que tuvieron para recuperarse de Madrid (4 horas nada más!) .

Fin del trayecto al otro lado del mundo

Finalmente, el curtido triatleta David Gething se hizo con la victoria final acumulando un tiempo absoluto (suma de los siete maratones) de poco más de 25 horas. Segundo fue Douglas Wilson y el tercer puesto se lo llevó el británico James Love. Por su parte, la corredora finlandesa Marianna Zaikova se convertía en la primera mujer en completar siete maratones en siete días y en los siete continentes del planeta.

Tras concluir el último maratón en la famosa bahía de Sydney, los doce corredores coincidieron en comentar el tremendo descontrol físico y mental al que se habían sometido, lo que les provocó una continua montaña rusa de emociones y agotamientos condensados en una semana que, según manifestaron, parecía no tener fin.

A pesar de haber cruzado el globo terráqueo a la carrera, pasando del verano al invierno y viceversa en pocas horas y sin apenas respiro entre maratón y maratón, todo ellos participaron activamente en una divertida fiesta de despedida en Sydney antes de aterrizar, por fin, en una merecida cama.

Más información:

www.worldmarathonchallenge.com

www.facebook.com/theworldmarathonchallenge