Uno de los desafíos más grandes que hoy tenemos los atletas amateurs, es encontrar tiempo para entrenar.

 

 

Siempre estamos necesitando más horas del día con la pregunta en consecuencia de cómo balancear la rutina con el trabajo y la familia con los entrenamientos.

 

No es difícil Armar un Plan de Entrenamiento, lo difícil es seguirlo cuando estamos siempre “cortos” de tiempo.

Calendario de la Familia:

Usá los horarios de tu pareja. No esperes que se adapten, porque si lo hacen seguro vas a encontrar resistencia y fricción!

¿Tenés hijos que van al colegio? Ofrecete a llevarlos y arrancá temprano. Si es posible llevá la bicicleta en baúl o tus zapatillas para salir a correr. Si está con más tiempo, también tus elementos de pileta y de ahí derecho a trabajar.

Es ideal agendarte los eventos importante, para que no se te pase ni uno. De lo contrario vas a recibir caras largas.

Diferenciá con colores los eventos flexibles para que puedas reacomodarlos

La clave es Organización, pero no mental, porque corrés el riesgo de que algo se te pase. Tenés que dejarlo anotado en algún lugar al que recurras a diario.

 

Elegí una carrera. Involucrá a tu Familia:

Algo así como Vaca-rreras…

El triatlón, es un deporte egoísta. Todos lo sabemos pero nadie lo dice, motivo por el cual en vez de tener frustrada a tu familia porque el deporte te cambió la vida, involucralos.

Elegí una carrera donde la agenda de todos tenga lugar. Mostráles algunas opciones, dejálos opinar -aunque vos ya tengas elegido el spot-. Un ejemplo, Ironman de Mar del Plata, un lugar family friendly, donde todo está cerca y hay cosas para hacer durante la carrera, como la paya.

Mirá más allá del día de la carrera. Hay algo para hacer después de la Carrera? Un ejemplo, Ironman 70.3 Bariloche es una perfecta oportunidad para conocer la Patagonia post carrera, uno de los lugares más lindos del Mundo.

Ambos eventos tienen Eventos para los más Niños: Ironman Kids.

Además podrías empezar a usar la frase “Estoy Entrenando para Nuestras Vacaciones”!

Contratá alguien te Ayude: 

Un entrenador te ayudará a optimizar tus días de entrenamiento, evitando pierdas valiosas horas en ejercicios o fondos con poco sentido.

Escuchá tu Cuerpo:

Ser consciente de nosotros y los distintos síntomas que podemos presentar, nos indicará si salir o no a entrenar. A veces cambiar los entrenos por familia nos hace bien mentalmente y físicamente.

Sin embargo, a veces es difícil bajarse de un entrenamiento y admitir te vencieron las ganas de quedarte. Para esa situación hay un truco, chequeá tu pulso, el te indicará como realmente estás y hará de doctor.

Tener Espacio para Imprevistos:

Muchas veces, no todo sale como querémos, a veces en nuestra agenda mental no hay espacio para imprevistos. Sin embargo, Pasan!

Aprovechá ese día para descansar, para comer bien. No solamente tu cuerpo te lo va a agradecer, sino tus hijos, pareja o incluso tus amigos.

Pero no pasa nada, simplemente hay  que re-ordenarse en consecuencia. Eso no significa que hagas todo lo que hoy no hiciste.

 
Por Gonzalo Gamen, Director @Triatloners