Las cadencias altas sirven de poco si no hay fuerza”, esta es una máxima que muchos ciclotuturistas deberían meterse en la cabeza a la hora de entrenar.

Cuando comenzamos la temporada de entrenamiento ciclista sobre la bici es habitual ver a algunos deportistas con plato pequeño y con desarrollos altos moviendo mucho las piernas, con mucha cadencia. En ocasiones los podemos ver con cadencias de incluso 120 pedaladas por minuto. También habrán visto que muchos de estos ciclistas, después de haber estado varias meses usando mucha cadencia, cuando llegan las subidas , a las primeras de cambio se quedan. No aguantan al grupo. Tienen muchas revoluciones pero se dan cuenta de que cuando viene la subida las revoluciones les sirve de poco porque no hay fuerza. Tené presente esto último que te acabo de comentar porque es clave: Las revoluciones sirven de poco si no hay fuerza.

Algunos consejos

Para aprovechar al máximo tu entrenamiento sobre la bici en invierno, te damos algún de consejos. Si durante tu entrenamiento de principio de temporada sobre la bici trabajas con el plato pequeño y piñones altos, este es un entrenamiento que te vendrá bien. Pero si lo que deseas es mejorar entrenando a más de 115 vueltas por minuto, te diremos que hay mejores maneras de aprovechar el entrenamiento. A no ser que tengas un trabajo muy especifico enfocado a la mejora de la velocidad, jugá con los piñones para ir agarrando poco a poco fuerza y a la par seguir manteniendo una cadencia alta. Entre 90 y 110 vueltas por minuto es perfecto para conseguir un buen entrenamiento. Si bajas de 90 vueltas por minuto sube un piñón, y si subes de 110 RPM baja un piñón.

Ir con una cadencia por encima de 110 revoluciones por minuto no viene mal, pero te va a venir mejor bajar un piñón y meter un poquito más de resistencia en los primeros compases de la temporada. De esta manera, tus músculos mejorarán la fuerza y los tendones seguirán teniendo la agilidad suficiente para rodar con comodidad con una alta cadencia. Por supuesto, siempre respetando el pulso propuesto para cada momento de la temporada. No pierdas la oportunidad de mejorar a nivel muscular. Cuando pases de 115 vueltas por minuto, bajá un piñón y entrena con un poquito más resistencia en los primeros compases de la temporada. Intenta siempre estar por encima de 90rpm.