En triatlón hemos visto que las, aparentemente,  bicicletas para distancia corta y larga son diferentes, Guillermo Lladó nos explicara en esta entrada el motivo.

Esa diferencia es solo estética?. La respuesta es NO.  La diferencia estética puede ser muy importante a la hora de decidirnos hacia una u otra, pero hay otros factores más importantes que hay que tener en cuenta antes de decantarnos por una u otra.

 

 GeometríaEs la diferencia más importante que hay que tener en cuenta. Esta diferencia viene marcada por el ángulo del tubo del sillín. En la bicicleta de carretera ese ángulo oscila entre 72º y 74º y en la de triatlón es de 78º (ver foto inferior). Esto determina el posicionamiento de nuestro cuerpo encima del sillín y el tipo de fuerza/movimiento que hay que hacer para pedalear. En la de carretera ese ángulo, al ser más cerrado, nos coloca en una posición mas retrasada respecto al eje del pedalier, facilita un pedaleo mas “redondo” y condiciona la posición /situación del resto del cuerpo con el otro punto de apoyo que es el manillar. Es una posición en la que se prioriza que las manos estén directamente apoyadas en las palancas de freno/cambio (para acceder a esos movimientos lo mas rápidamente posibles, el tronco va más relajado y el apoyo en el sillín se realiza en una zona más retrasada (isquiones).

En la bicicleta de triatlón el ángulo más abierto. Nos posiciona directamente mas adelantados sobre el eje del pedalier. Esto facilita que la pelvis rote hacia delante y posicione el tronco y brazos más adelantados, directamente sobre los apoyabrazos de aerobar. Con esto conseguimos dos cosas: pedalear largas distancias en una posición más relajada de tronco superior, descansar los brazos después de la natación, y lo mas importante, nos permite concentrar nuestro esfuerzo en el tronco inferior. También, al pedalear más adelantado nos permite utilizar mas los cuádriceps y menos los isquiotibiales (que conservaremos más para correr después).

La posición más adelantada, junto con el apoyo en los aerobares, facilita una posición más aerodinámica en las bicicletas de larga distancia.

 

2º En generallas bicicletas de carretera (que son las que usaremos en triatlón de corta distancia) suelen ser más ligeras, más sensibles a las reacciones rápidas y cambios de ritmo, más propios de carreras ciclistas y triatlones de distancia corta. En las de bicicletas de larga distancia se busca más la aerodinámica y la rigidez que la ligereza. Luchamos en solitario contra el viento y se busca la posición más aerodinámica posible.


3º Estética
Es cierto que , en general, las bicicletas de triatlón de larga distancia son estéticamente más bonitas y espectaculares, y eso motiva mucho -no hay que olvidarlo-, pero hay que ser realistas y tener en cuenta cual es el uso que se le va a dar a la bicicleta.

4º NormativaEn general, para los triatlones de distancia corta  (super sprintsprint y olímpico)las bicicletas que se usan son las tradicionales de carretera (opcional con un acople corto). Básicamente porque las de triatlón de larga distancia se suelen montar con aerobares integrados y palancas de cambio de marchas en el extremos del acople y eso está prohibido en distancias cortas.

Artículo facilitado por Guillermo Lladó, triatleta y director de Erclan Team/Argon18 España

¿Conoces a Guillermo Lladó?

Licenciado en periodismo y publicidad, Guillermo es actualmente director de Erclan Team/Argon18 España. Ha realizado a lo largo de su vida 25 pruebas de IM (entre ellas 3 IM Hawaii) y mas de 300 triatlones.

FUENTE:

Triatletas en red