Las características anatómico-funcionales de las/los ciclistas definen las necesidades que forzosamente deberán de ser atendidas sobre la bicicleta. Si pretendemos disfrutar de una Biomecánica sana estaremos obligados siempre a atender las demandas personales de cada deportista.

En la imagen observamos una ciclista que presentaba problemas de entumecimientos en pies, falta de irrigación en la parte blanda de apoyo en el sillín, dolores cervicales, sobrecargas en las muñecas y manos, y sensación de ineficiencia al pedalear. ¿Por qué?

¿Qué necesidades no tenía atendidas?

  • Altura de la cintura.
  • Anchura de la pelvis.
  • Rango de movimiento articular y efectivo. Flexibilidad muscular.

En el estudio y comprensión de la Biomecánica ciclista femenina hemos de tener muy en cuenta que, en términos generales, el género femenino disfruta de unas características anatómico funcionales propias, únicas. La personalización de la práctica deportiva nos obliga a modernizar un deporte tradicionalmente masculinizado.

Altura de la cintura

En proporción, la altura de las caderas de las féminas suelen definir una longitud de piernas larga, en relación a la longitud del tronco.

Las féminas suelen tener el tronco más corto y en consecuencia, las piernas largas. Imagen www.gregorypacks.com

 Por lo tanto, para atender esta proporción antropométrica, en general, las chicas necesitan bicicletas “altas” (para poder extender la rodilla de manera óptima utilizando la musculatura correspondiente), y “cortas” (ya que la longitud del tronco exige tener el manillar cerca).

Anchura isquiones

Para disfrutar de una interacción con la bicicleta efectiva, será imprescindible reposar los isquiones de manera sólida sobre el sillín.

Los isquiones de la pelvis femenina están, en términos generales, más separados. Imagen ©2012 intrepidcycle.com

El sillín deberá de respetar esta separación de los isquiones y deberá de tener la forma adecuada para, a su vez, proteger de presiones excesivas  la zona blanda de apoyo. La anchura, y sobre todo, la forma de un sillín de chica, están concebidos para ser usados bajo una cadera de chica; ésta zona tiene particularidades esencialmente distintas.

Rango de movimiento articular y efectivo. Flexibilidad muscular.

La capacidad para flexar el tronco al pedalear no es ilimitada. Deberemos de descubrir el rango en dicha angulación, donde la cadera es funcional. La eficiencia biomecánica nace en el respeto de la capacidad motora de la cadera.

Las Mujeres disfrutan de una capacidad motora alta. Imagen trainingforcyclists.co.uk

El estudio y valoración de la Biomecánica Ciclista exige descubrir las necesidades de cada género y caso para poder atenderlas al pedalear. Será por lo tanto de vital importancia respetar las características anatómico-funcionales de las ciclistas. Atender a éstas necesidades nos conducirá a conseguir una correcta interacción ciclista-bicicleta.

 

Cortesía de Triatletas en Red: http://triatletasenred.com/personalizacion-biomecanica-cuestion-de-genero/