David Serra nos cuenta en su sección Trifisio el tratamiento y prevención de algunas de las lesiones más típicas en los deportes de resistencia.

Hoy responde a la pregunta: ¿Qué hacer en el caso de calambre en los gemelos o isquiotibiales? ¿Cómo se pueden estirar?

En el caso de padecer calambres en los gemelos o isquiotibiales puedes hacer varias cosas. En primer lugar intenta hidratarte adecuadamente durante el ejercicio y regula la intensidad del esfuerzo a tus capacidades reales.

Piensa que generalmente los calambres aparecen por falta de adaptación o entrenamiento de la actividad o deporte que practicamos. Cuanto mejor entrenados y preparados estamos, menos posibilidades de padecer un calambre.

No hagas cambios de ritmo demasiado bruscos si no es necesario ya que fuerzas más tus músculos y corres más riesgo de tener problemas musculares. Si vas en bicicleta y notas los primeros síntomas de calambre intenta ir un poco más “suave”,  no vayas con demasiada agilidad ya que eso te aumenta la posibilidad de padecer un calambre.

El uso de sales minerales disminuye el riesgo de padecer calambres y molestias musculares. En cambio si vas corriendo y notas algún malestar muscular o calambre, disminuye la longitud y velocidad de tu zancada y si es necesario camina.

Si ya te ha dado el calambre, para y estira el músculo hasta conseguir relajarlo. Piensa que tras un calambre puede aparecer otro, adecua el ritmo y no fuerces demasiado.

Si haces un triatlon y no estás muy entrenado realiza las transiciones de forma tranquila, así damos tiempo a que la musculatura se “adapte” al nuevo tipo de esfuerzo o actividad. Debes entrenar las transiciones adecuadamente y competir con cierta regularidad, así estarás más preparado.