Cuando realizas en entrenamiento con electroestimuladorde manera equilibrada, tus músculos se ponen duros, fuertes y resistentes. Una palabra que frecuentemente escucho es “me siento poderoso”

Esta sensación está genial, pero hay que tener cuidado y buscar el equilibrio perfecto entre sensaciones, fuerza real y pulso. El que te encuentres “poderoso” o muy fuerte, no quiere decir que tengas que incrementar tus pulsos de entrenamiento. Es cierto que cada vez irás más rápido, pero el pulso de entrenamiento siempre hay que respetarlo para lograr los objetivos que buscamos.

Te dejo un ejemplo de lo que trato de explicarte. Este es un comentario de un deportista al cual llevo el entrenamiento de Triatlón con electroestimulación. Su nombre es Carlos

“Hola Pedro:

A modo de resumen esto de la electroestimulación y la suplementación está funcionando a la perfección, con muy buenas sensaciones. Sigo notando un extra de resistencia que no había tenido hasta ahora. Todas las sesiones las termino fresco. En la piscina tengo siempre un ritmo constante, desde la primera a la última serie, corriendo me noto libre, fluido por el monte, sin agobios, y es algo nuevo para mí. En la bici tengo una potencia extra que me hace querer siempre más, de hecho la mayoría de las veces voy por encima del pulso recomendado porque quiero más, y es que no me canso…

Analizando todo este tiempo de entrenamiento, no recuerdo haber tenido nunca un equilibrio tan grande entre el agua, la bici y la carrera. Tampoco recuerdo haber acumulado nunca tantos meses de sensaciones tan dulces en las 3 disciplinas.

Pero me queda la duda de si entrenar más fuerte o no, porque tengo muy buenas sensaciones y es que mi cuerpo me responde. ¿Qué opinas tú?

Carlos”

Este es un claro caso de haber realizado un buen plan de entrenamiento con electroestimulación. Los músculos responden a la perfección y las sensaciones son muy buenas. El peligro para el rendimiento a medio plazo en este caso es que si el deportista no se “aguanta” las ganas de ir más rápido, puede tener problemas. Problemas porque los pulsos de entrenamientos hay que respetarlo para tener una buena temporada. Lo digo muchas veces, no es lo mismo entrenar que perseguir. El entrenamiento efectivo es aquel que realizas en tu zona de trabajo efectivo, ya sea aeróbico o anaeróbico. Ir por encima continuamente te puede venir bien a corto plazo, pero a medio largo plazo, será un lastre para tu rendimiento.

Utiliza la cabeza en tus entrenamientos y conseguirás mejores resultados.

Pedro García

www.electroestimulaciondeportiva.com