1. Entrenáte en el mar. No esperes al día antes para probarlo. El mar siempre cambia, cada día es diferente y cuantas más experiencias tengamos con las corrientes, olas, gente y recorridos, más conocimiento adquiriremos sobre él y mayor seguridad.

2. Nadá en grupo y bajo supervisión técnica. Así podrás poner en práctica tanto los aspectos técnicos como los tácticos.

3. Entrená en situaciones de falta de aire (bucea y nada, nada respirando pocas veces, mantené la respiración en estático,…) y aprende a controlar esta situación sin estrés que puede resolver los momentos complicados en salidas con mucha gente, oleajes y en el momento de salir del agua. Muy recomendable los cursos de apnea para nadadores.

4.  Hacé un buen calentamiento con estiramientos y nado antes de la prueba o competición. Aunque vayas a nadar una larga distancia no  calientes con los primeros metros. Dedicá 10-15 minutos a nadar para estabilizar la respiración. Cuando se empieza a nadar o cualquier ejercicio todos tenemos sensación de falta de aire, nada 5 minutos seguidos para regular los parámetros cardiorespiratorios y también la brazada (solemos empezar muy acelerados).

5. Hidratación y alimentación para evitar calambres. Seguí una buena hidratación antes y durante la prueba, comé alimentos ricos en potasio (bananas) y estirá la zona posterior de las piernas.
Tomáagua o bebida isotónica en el agua entre series.

6. Aprovechá el mar. Aprendé a seguir las corrientes a favor para nadar con amplitud y dejarte llevar por las olas sin a penas esfuerzo. Es como hacer surf.

7. Aplicáte en el crol. En tus entrenos de pileta mejorá y perfeccioná tu técnica de crol, es el estilo básico para nadar en aguas abiertas.

8. Programáte series y nados con cambios de ritmo. El mar siempre cambia y es muy difícil regular un ritmo. Cuanto  mayor sea el abanico de intensidades en el que nos hayamos entrenado mejor resolveremos situaciones difíciles.

9. ¿Con traje o sin traje? Si la prueba requiere neoprene usálo y entrenáte antes con él para acostumbrarte a la flotabilidad y evitar roces en la competición.

10. Nadá en pileta con la técnica de crol para aguas abiertas. No siempre es posible entrenar en el mar, pero puedes entrenar en la pileta la técnica. Un modo de hacerlo es cerrando los ojos y solo subir cuando quieras mirar. Probalo, es muy divertido y así interiorizas su mecánica.

Por Tere Fullana

Fuente: Sportlife.es