Una de las cosas más difíciles de asimilar para un triatleta es nadar en aguas abiertas, ya que estamos acostumbrados a nadar en la pileta.

 En tu primer triatlón dejá a todo el mundo salir primero, y poco a poco vas a ir tomando tu propio ritmo de natación, para así evitar esa mala experiencia de los golpes, que puede llegar a ocurrirte.

ironman_florianopolis

Recordá estos tips para el día del triatlón:

  1. Antes de salir a nadar, llevá contigo una gorra de natación aparte de la que te entrega la organización; ponéte tu gorra, después las antiparras y por último la gorra de la organización; así evitarás perder los anteojitos si te ocurre algún incidente.
  2. Lo primero es encontrar tu ritmo; intentá ir cómoda y no te apresures, recordá que todas hay muchos participantes de tu mismo nivel y muchos están viviendo su primer triatlón (si es que eso te tranquiliza un poco).
  3. En la pileta -durante tu entrenamiento-, intentá respirar por los dos lados, ya que a veces, en el mar te verás obligado a respirar de un lado o de otro. Si las olas vienen siempre del lado que estás acostumbrada a respirar te será muy difícil no tragar agua.
  4. Acordáte de orientarte, y cada 3 a 6 brazadas sacá la cabeza para observar si vas en la dirección correcta; si vas en un grupo, te resultará más fácil ya que podrás sentir al triatleta que va delante y no necesitarás orientarte tan frecuentemente. Aún así, siempre tenés que estar bien orientado.
  5. Durante tus entrenamientos, introducí la simulación de orientarte cada 5 brazadas, así no te será desconocida la situación en la competencia. Es decir cada 5 brazadas mirá hacia adelante y ubicá un punto fijo para que así lo hagas con las boya el día del triatlón.
  6. Si alguna vez tragás agua o sentís la sensación de ahogo, etc., pará o nadá de pecho durante un tiempo y recupera la respiración, rápidamente volverás a sentirte bien y podrás volver a nadar normalmente.
  7. Tené en cuenta una cosa, siempre vas a estar vigilado por la organización, los oficiales y protección civil. Si tenés algún percance y no podés continuar, levantá el brazo para que te vean y rápidamente irán por ti. A veces lo mejor es dejar de nadar, flotar un poco, recuperarte y volver a nadar despacio.

Sin apuro, entrenaste para esto!