Saber dar la vuelta cuando llegas al final de la piscina es básico para cualquier entrenamiento o técnica de natación.