1. Empezá con la clásica lazada simple, luego agarrá el cordón derecho (a tu izquierda ahora) entre el pulgar y el índice izquierdo y agarrá el cordón izquierdo.

Paso 1

2. El extremo del cordón de tu derecha pasálo por debajo, mientras que el extemo del cordón de tu izquierda lo pasas por encima de su prolongacíón.

paso 2

 

 

 

 

 

 

 

 

 

3. Montá los dos bucles de modo que el cordón izquierdo quede sobre el derecho, meté el bucle de tu derecha hacia el de tu izquierda.

Paso 1

4. Agarrá la lazada izquierda con el pulgar derecho y la lazada derecha con el pulgar e índice izquierdos, tirando de ellos hacia los lados.

paso 2

5. Los dos bucles se van cerrando simultáneamente.

Paso 5

6. En el último paso, tira de los dos bucles con fuerza. Si lo practicás verás como conseguís atarte las zapatillas más rápido y con más seguridad que con un nudo convencional.

Paso 6

 

Vía: Sportlife