El año está por terminar y así otra temporada de carreras está llegando a su fin. Es un tiempo para reflexionar sobre el pasado año, las metas que logramos y,  las metas que no resultaron como estaba previsto.

Volver a lo básico
Sin tener carreras próximas debido al final de la temporada, uno debe centrarse en lo básico: disfrutar de un entrenamiento, sin el reloj que te apura a mantener un ritmo, o alcanzar un tiempo específico.

Si bien una carrera, por lo general, es un motivador fuerte, a veces puede hacernos perder de vista el objetivo número uno: la alegría de mover nuestro cuerpo. Cuando nos centramos en esta alegría nos damos cuenta de las cosas pequeñas, como las vistas y los sonidos…disfrutar de un fondo con amigos.

En realidad,  Correr no se trata de ganar. Correr se trata de pasarla bien, de distraerse .

Mi consejo: Aprovechá y dejá el reloj en casa, renunciá (temporalmente) a cualquier programa de entrenamiento y prestar atención a las pequeñas cosas.

Tiempo de Conexión
Libre de los confines de un programa de entrenamiento rígido puede ser que te encuentres corriendo más con amigos y familia. Cuando te encontrás con amigos en el camino, podés unirte a ellos, disfrutar la compañía y olvidarte de alcanzar ritmos agotadores.

Son esas oportunidades las que te  permiten ser un corredor más social y conectar con la gente mientras que hace el deporte que uno ama.

Consejo: Tomáte un tiempo para correr con un amigo o miembro de la familia, incluso si son más lentos o más rápidos que vos. Ir en un entrenamiento de grupo o correr en una nueva ubicación. Y no tengas miedo de cambiar tu entrenamiento!

Correr en Vacaciones

El hecho de viajar y no tener una carrera en el corto plazo, te permite hacer algunos cambios.

Obviamente, dadas las circusntancias, poniendo menos énfasis en los entrenamientos, podés elegir algunos lugares para salir a correr/pedalear por rutas basadas en los paisajes o la ubicación, en lugar del tipico lugar de entrenamiento. Con este enfoque podés ser más aventurero y dirigirte hacia a nuevas experiencias.

Consejo: Elegir ocasionalmente algún tipo de ejercicio que en vez de hacerle tan bien a las piernas y  los pulmones, alimenten tu corazón y el alma.

Tal vez esas metas anuales y planes insatisfechos tienen un resquicio de esperanza. Te aseguro que pequeños cambios darán en tu nueva temporada un giro inesperado, asique ya sabés: éste es el momento de encontrar experiencias y ventanas de oportunidad, incluso de resetearte un rato.

No se solamente de correr por objetivos! Sino de correr.