Un triatlón. Sí, entre otros sueños. Tantos y tantos retos por superar, tantas metas y tanto esfuerzo por el camino que sigue mereciendo cada día la pena.

Y mientras persigo mi sueño de realizar algún día un triatlón, entreno. Y lo hago de forma constante y con cabeza pero con las mismas ganas e ilusión cada día.

¿Y ahora qué toca? Trail.

Algo que se ha convertido en mi pasión en este último año y que sin duda me parece una disciplina estupenda para entrenar la resistencia, algo que un triatleta debe tener más que entrenado.

garrido

Comencé a participar en trails de montaña hace más de un año y en ese primer trail de casi 20 kilómetros me lesioné. Mi primer trail y mi primera lesión. Algo que durante varios meses me mantuvo parada pero a lo que tenía claro que volvería y es que correr por la montaña se ha convertido en mi disciplina fetiche. Creo que podría practicar muchos deportes pero sin duda, correr en montaña es lo que me llena de “gasolina”.

Tras esa torcedura mal curada de tobillo que me mantuvo parada durante varios meses volví y lo hice con sendos trails de montaña en los que a la vez competía y disfrutaba, siempre con la mente puesta en mejorar en cada uno de ellos un poquito más.

Y con cabeza he aprendido algunos “tips” fundamentales para correr en montaña y que no puedes dejar pasar si quieres desconectar un poquito de correr en asfalto y respirar el aire puro del monte:
Adáptate al medio. No vas a correr en asfalto. Las condiciones serán más duras con desniveles a veces pronunciados y un suelo inestable que te hará perder el equilibrio en muchas ocasiones. Súmale las inclemencias meteorológicas que no siempre te van a acompañar de forma agradable. Olvídate del ritmo o de perseguir una marca. Correrás de forma más lenta y para nada constante ya que habrá subidas y bajadas que te obligarán a veces a caminar. Un consejo: guíate por tus sensaciones y corre en base a lo que te dicten.
Usa un calzado adecuado. Ten en cuenta que el terreno será irregular y necesitarás un calzado que se agarre bien a los diferentes campos (piedras, río, vegetación…). Nada tiene que ver el calzado de asfalto en el que por norma general te interesa “volar” y que te impulse y apenas se agarre al suelo. Por el contrario el calzado de trail tendrá tacos que te ayudarán a “pegarte” al terreno con el fin de no caer.
Ojo con el tipo de ropa. Olvídate de las prendas de algodón puesto que es un material poco transpirable y que mantiene la humedad. Será mejor ropa ligera que absorba la humedad con rapidez. En épocas de frío, tampoco te preocupes por ir demasiado abrigado. Vístete teniendo en cuenta que fuera habrá del orden de 10 grados más para hacerte una idea de las capas que vas a necesitar. ¡Importante! Mantén las extremidades calientes desde el principio (manos, pies, cuello y cabeza) ya que es por donde solemos perder hasta un 35% de nuestro calor corporal.
Olvida el miedo. Sí, puede que te parezca un consejo tonto pero el miedo provoca caídas. Deja el miedo a un lado porque te hará pisar de forma insegura y necesitas correr con firmeza y estando seguro de que tus zapatillas se agarrarán bien y no te dejarán caer. (Aún así, asume que te deslizarás en más de una ocasión y caerás alguna vez, seguro).
Disfruta de la naturaleza. Otro consejo que también parecerá absurdo pero es algo que rara vez podrás hacer en asfalto. Olvídate del crono y de las horas. Disfruta de la naturaleza y siéntete libre corriendo.

Poco más que añadiros. Más adelante os hablaré de cómo estoy afrontando el resto de disciplinas para mejorar en cada uno de mis objetivos: natación y bici.

Autora: Irene Garrido

www.facebook.com/garridopaton
www.twitter.com/garridopaton
www.garridopaton.com

garrido