Fernando Alonso, al rescate

  • Asegurado Samuel Sánchez, el objetivo es fichar a Contador

  • El nuevo equipo respetará los contratos de los corredores que actualmente se encuentran en nómina en el Euskaltel Euskadi en las temporadas 2014 y 2015

Fernando Alonso siempre ha dicho que, de no haber sido piloto de F1, le hubiera gustado ser ciclista. El asturiano siempre ha mostrado devoción por el ciclismo, deporte que practica con asiduidad, sin embargo, su pasión por la velocidad le llevó a ser piloto, posiblemente el mejor de esta época.

El destino ha querido que España tenga el mejor piloto de F1 del momento, pero, de la misma forma, ha frustrado un gran ciclista. Porque, según siempre han contado los corredores asturianos que tantas veces se han entrenado con él “Samuel Sánchez, Rubiera, Noval, Barredo y Santi Pérez, entre otros”, va fortísimo en bicicleta.

Hasta tal punto llega su conexión con el ciclismo, que su fisioterapeuta particular es Fabrizio Borra, que estuvo muchos años a disposición de Marco Pantani y Mario Cipollini, otros muchos personajes, incluso cantantes, del papel couché italiano.

Alonso, consciente de las dificultades “económicas y de todo tipo, también de imagen” que atraviesa el ciclismo español, y mientras prepara su próxima carrera, en Monza, ha decidido salir a su rescate. Así, ayer anunció la compra de la sociedad Basque Cycling ProTeam, titular de los derechos “y obligaciones” del equipo Euskaltel.

“Tras varios días de intensas negociaciones entre ambas partes, nos complace anunciar que el deportista español ha alcanzado un principio de acuerdo para comprar dicho equipo ciclista y evitar de esta forma su desaparición”, se podía leer en la página oficial del piloto.

“La afición al ciclismo del doble campeón del mundo de Fórmula 1 es bien conocida”, seguía explicando el comunicado. “Además de adoptar este deporte como rutina diaria en sus planes de preparación física, el asturiano siente pasión por este particular mundo de las dos ruedas. El piloto español adoptó desde muy joven los valores que transmite este deporte. Valores que forman parte de su filosofía de vida personal y profesional y gracias a los que ha podido crecer hasta llegar a cosechar los éxitos con los que cuenta en su disciplina deportiva”, recalca.

Fernando, por tanto, es el futuro propietario del equipo vasco. “Ilusión, seriedad, sacrificio, evolución y transparencia son las palabras sobre las que este equipo sentará sus bases”, añadía el comunicado. “Alonso está muy ilusionado por entrar a formar parte de manera activa en el ciclismo y poder contribuir en la medida de lo posible en la mejora de la imagen de este deporte. La transparencia y la tolerancia cero serán por tanto los pilares fundamentales sobre los cuales se cimentará este ilusionante proyecto deportivo”.

Los ciclistas y demás personal del equipo vasco han podido así respirar tranquilos: “El nuevo equipo respetará los contratos de los corredores que actualmente se encuentran en nómina en el Euskaltel-Euskadi en las temporadas 2014 y 2015”, se podía leer. “El deseo es el de dar continuidad y hacerlo crecer poco a poco, incorporando los nombres de los mejores ciclistas del pelotón a sus filas con el fin de realizar una transición moderada hacia un proyecto internacional, que a medio-largo plazo tiene la firme intención de convertirse en un referente a nivel mundial”.

Viene de lejos
En 2009, como ya anunció MARCA, Fernando Alonso asistió a la salida del Tour de Francia en Mónaco para hablar con Alberto Contador y explicarle que quería sacar un equipo profesional con él como líder. El madrileño tenía un año más firmado con Astana, luego el piloto no pudo continuar con sus planes. Ahora, sin embargo, Alonso no ha dejado pasar la oportunidad y se ha hecho con la licencia del Euskaltel, cuyo patrocinador confirmó hace escasas fechas que dejaba el ciclismo.

Samuel Sánchez, por tanto, será inicialmente su líder, aunque no es descartable que Fernando intente fichar a Contador, ya que Rijs no acaba de tener garantizado el presupuesto para el año que viene.

Salvo Samuel Sánchez, amigo personal de Alonso y parte vital en la operación, y su director Igor González de Galdeano, nadie en el Euskaltel conocía hasta ayer lo que se estaba cociendo.

En los últimos días, sin embargo, se decía que un nuevo equipo español podría ver la luz. Quizá porque Samu había hecho hecho algunas llamadas pidiendo a sus compañeros que esperasen unos días más antes de comprometerse con otros formaciones. Esta frenética actividad explicaría, por otra parte, el irregular rendimiento de Sánchez en la primera semana de Vuelta.

Por aquello de tener dos años más firmados, y por una cantidad difícilmente igualable en la actualidad, Samu era “y es” el más interesado en que el equipo siga. También Mikel Nieve tenía dos años más, aunque tiene ofertas mejores de Omega y Astana.

Igor Antón, al que quiere Omega, Mikel Landa “ya comprometido con Astana”, Ion Izagirre “con numerosas ofertas”, Romain Sicard, Egoi Martínez, Gorka Verdugo, Juanjo Lobato, Garikoitz Bravo, Jon Aberasturi, Pello Bilbao, Rubén Pérez y Miguel Mínguez son los otros corredores que tenían un año más comprometido con Euskaltel. Un equipo que, lejos de echar el cierre, ahora tendrá que fichar y reforzarse. “Imagino que ninguno se querrá marchar”, decía Galdeano.

Fernando, en las redes sociales, el domingo dejó caer que haría un gran anuncio… y cumplió con creces.

Fuente: http://www.marca.com