Frutos secos, energía sana

Los frutos secos han pasado de ser eliminados de la alimentación por ser considerados alimentos muy calóricos y ricos en grasa, a ser básicos en nuestra dieta siempre que se tomen en pequeñas cantidades. Las almendras, nueces, avellanas, anacardos, cacahuetes, etc. tienen sustancias como fibras y aceites que ayudan a mantener un corazón sano y el colesterol en su sitio, e increíblemente, no te hacen ganar peso. Las últimas novedades en dietas para perder peso incluyen 4 ó 5 unidades de frutos secos cada día como tentempié, porque son alimentos con bajo índice glucémico y ricos en fibra (efecto saciante) y son ricos en vitamina E, ácido fólico y zinc, ácidos grasos omega-6 y ácido alfa linolénico. Es recomendable tomar 4 ó 5 nueces al día aportan la cantidad necesaria de ácidos grasos omega-3, y la misma cantidad se aplica para el resto de los frutos secos de tamaño parecido.