Garmin Edge 510

 


El Edge 510 es la versión mejorada y ampliada del exitoso modelo 500. El 510 es una actualización del modelo 500, que básicamente aporta algunas de las propiedades del tope de gama, Edge 800 (éste a su vez ha sido también renovado por el nuevo Edge 810).

Nueva pantalla
Fundamentalmente, el nuevo 510 incorpora dos tipos de mejoras: una nueva pantalla táctil y a color; y la conexión vía Bluetooth a un smartphone. Es precisamente en el nuevo display donde podemos apreciar mejor la herencia del modelo tope de gama 800 en este 510. La pantalla –y el aparato en sí– son ahora más grandes, con lo cual se incorporan más datos a la vista del usuario, pasando de ocho a diez apartados. El tamaño de los dígitos es también mayor, con lo cual la lectura en marcha sale favorecida, aunque la pantalla esté configurada a tope de apartados.

La iluminación de la pantalla y el tipo de display es diferente respecto al 500. En principio, la nueva ofrece mejor resolución. Los datos se leen mejor sobre la marcha porque son más grandes, pero no porque estén mejor iluminados. Eso sí, se puede configurar el tipo de iluminación de la pantalla –de hecho, nosotros lo tuvimos que hacer porque con las anteojos de sol, apenas podíamos leer los dígitos–. El número de pantallas con datos es de tres y se completa con dos pantallas más con el mapa y el perfil, ambos muy básicos, del recorrido que vamos realizando. Otra herencia del tope de gama es que la pantalla del 510 es táctil. Con este modelo, apenas usaremos los botones (sólo para encender y apagar el aparato y marcar parciales). Personalmente, no me ha parecido una gran ventaja sobre los botones de mi Edge 500, pero es probable que esto se deba a la falta de costumbre. La sensibilidad de la pantalla no es muy grande y cuesta activar las casillas de datos (aunque el dispositivo tiene un calibrador para “medir” la presión digital necesaria). Las pantallas se pueden pasar arrastrando con el dedo sobre la marcha. Sin guantes, esto se puede hacer bastante bien; pero con guantes largos el tema se complica.

Livetrack (seguimiento en vivo)
La otra gran novedad del Edge 510 (y del 810) es la función Livetrack que permite que otras personas puedan seguir tu ruta en lo que ahora se llama “tiempo real” y que de toda la vida se había llamado “en vivo”. El Livetrack es una función de la aplicación para smartphone del Garmin Connect que se conecta al dispositivo Edge mediante Bluetooth. Al conectarte a la aplicación, antes de iniciar la salida, se registra en vivo el recorrido que vas realizando y así terceras personas que hayas autorizado previamente vía mail pueden seguirte. En las pruebas que hemos realizado, la conexión por Bluetooth no ha sido del todo fiable, pero lo cierto es que es una función que puede ser bastante útil para quienes nos acompañan a las salidas o marchas habitualmente, ya que pueden saber en todo momento por dónde vamos y cuánto nos queda para acabar la salida. Otra ventaja de la conexión con el móvil es que ya no necesitaremos subir expresamente nuestras actividades a través del ordenador.

La inclusión de la función Virtual Partner es otra novedad que no tenía la versión 500 del Edge. Esta función permite competir con uno mismo –o con otros si cargamos trayectos ajenos–, ya que el Garmin te permite ver de una manera muy gráfica si vas ganando tiempo o no respecto a esa ruta (algo que muchos hacemos mentalmente especialmente en las marchas cicloturistas). Por último, comentar que el 510 dispone de un sistema de información meteorológica –también en “tiempo real”– que a través del móvil envía información al dispositivo para avisarnos en caso de cambios brusco o ciertos riesgos.

A nivel de autonomía y grabación de datos apenas se han mejorado las prestaciones del modelo anterior. Para los fanáticos del peso comentar que el nuevo aparato es algo más pesado (81g por 58g). Por último señalar que el Edge 510 mejora ostensiblemente la velocidad de conexión con los satélites y es también más rápido a la hora de conectarse con el ordenador para cargar nuestras salidas. Además es impermeable (IPX7) y es más fácil encontrar en el menú el botón de sincronizado de los dispositivos externos (cinta cardiio, sensores…).

¿Para quién?
El modelo 510 supone una mejora innegable respecto al Edge 500. La cuestión es considerar si la diferencia de precio entre ambos modelos vale esas mejoras (unos USD 160, oficialmente). Sin duda, para quién quiera estar a la última en estos temas y no tenga reparos en manejar dispositivos, móviles, bluetooth… tiene en el 510 un aparato más completo y con algunas utilidades interesantes. Sin embargo, quienes usen estos aparatos sencillamente como computadores de abordo con conexión al ordenador, no creo que aprecien grandes mejoras. Quizás la pantalla, más grande y con más datos, sería lo más valorable para este tipo de usuarios.

Lo mejor
Datos en pantalla, rapidez de conexión.

A mejorar
La manipulación de la pantalla táctil y visibilidad de datos en marcha.

FICHA TÉCNICA

Dispositivo: GPS
Pantalla: táctil
Dimensiones: 5,2×8,6×2,4cm
Pantalla: 44,4×3,5cm
Autonomía: 20h
Impermeabilidad: IPX7
Transmisión en marcha: ANT+
Conexión móvil: Bluetooth
Peso comprobado: 81g
Precio: USD 350

Más información: www.garmin.com/es