Ivan Basso desembarca en Tinkoff-Saxo

Con 36 años, el corredor italiano firmó por dos temporadas con el equipo liderado por Contador y se une a la gran renovación del bloque ruso para 2015.

Oleg Tinkov sigue aprovechando los saldos que dejará Cannondale cuando desaparezca a final de año. La última adquisición, confirmada en la web de su equipo esta mañana, es la del eterno Ivan Basso. El ciclista italiano, de 36 años, vencedor de los Giro 2006 y 2010, ha fichado por dos temporadas y se integrará, partir del próximo año, en el bloque liderado por Alberto Contador.

Se trata del quinto ciclista que llega a los dominios de Tinkov para la próxima campaña, y el cuarto de Cannondale, tras Peter y Juraj Sagan y Maciej Bodnar. El dueño del equipo basa su contratación en su experiencia y profesionalidad. “Siempre me ha gustado Ivan. Lo conozco personalmente desde 2007 y ahora me encanta que se haya venido con nosotros”, destacó.

El nuevo fichaje se integrará en la renovada plantilla en calidad de gregario y será, según Tinkov, una pieza clave para el asalto al Giro 2015, en el que se presupone ayudará a Rafal Majka. “Con Alberto, Peter, Rafal y ahora Ivan nos convertiremos en el equipo número uno”, asegura.

Por su parte, Basso se sintió orgulloso de su nuevo destino y alabó el nuevo giro que ha dado la escuadra eslava. “Estoy impresionado por el proyecto de Oleg Tinkov”, remarcó. “Es el mejor equipo del mundo y estoy orgulloso de formar parte de él”, añadió. Sobre su aportación al grupo, el italiano destacó su veteranía como valor fundamental para lograr objetivos. “Comenzaré esta nueva aventura con la ilusión y determinación de un neoprofesional, a lo que añadiré mi cabeza y experiencia”, culminó.

Vuelta al redil de Riis

Tinkoff-Saxo será el octavo equipo de la trayectoria profesional de Basso. Desde que comenzara su andadura en el Asics-CGA, allá por 1998, hasta este giro crepuscular de su trayectoria, el ciclista de Varese ha protagonizado grandes actuaciones. Enrolado en equipos de alto standing, como Fassa Bortolo y CSC, se consagró como gran vueltómano de la mano de este último, con Riis al mando.

Ahora Basso vuelve a ponerse a las órdenes de su mentor danés, siete años después. En ese lapso de tiempo ocurrió de todo. Una sanción de dos años, entre 2007 y 2008 por su implicación en la Operación Puerto, y un regreso por todo lo alto con Liquigas, ganando el Giro de 2010, fueron los dos hechos más relevantes, al igual que contradictorios, de la madurez ciclista del transalpino.

Tras su último éxito en la Corsa, la carrera de Basso comenzó a decaer. Se vió obligado a reciclarse, sobre todo después de su fracaso en el Giro 2012.

23 victorias y 18 grandes vueltas después, cerrará su recorrido en la élite en un equipo de referencia, supeditado a los intereses de líderes como Contador o Sagan y corredores emergentes como Majka.