Iván Raña: “Claro que me veo favorito para ganar el Ironman de Hawai”

El triatleta español sigue siendo todo un referente en el triatlón nacional. Entregado en cuerpo y alma la especialidad del Ironman, el pasado mes de junio Raña venció en Austria. Una carga de moral para su gran objetivo: Hawaii.

Iván Raña: "Claro que me veo favorito para ganar el Ironman de Hawai"

ADRIAN R. HUBER | EFE. Iván Raña, de 35 años, campeón del mundo de triatlón en 2002 (en Cancún, México, cuando el título se decidía en una sola jornada) y doble campeón de Europa, ese año y al siguiente, está considerado el “padre” de los éxitos de ese deporte en España, prolongados con los logrados por su paisano Javier Gómez Noya -triple campeón del mundo- y con el prometedor futuro del balear Mario Mola y el toledano Fernando Alarza.

Tras su último triunfo el pasado mes de junio en Klagenfurt (Austria), donde ganó el Ironman de la capital de Carintia, Raña comentó diversos aspectos de su nueva vida como estrella del gran fondo del triatlón y la decepción que para él supuso, tras disputar los Juegos de Sydney 2000, Atenas’04 y Pekín’08 -fue quinto en tierras australianas y chinas- no haber sido olímpico por cuarta vez en los de Londres, hace dos años.

ADRIAN R. HUBER: Supongo que contento será poco. Ha vuelto a ganar un Ironman, después del de Cozumel (México) y lo hizo con exhibición, bajando con claridad de las ocho horas (ganó en 7h48:43) ¿Esperaba tanto?

IVÁN RAÑA: La verdad es que vine a probar, a ver cómo estaba, con miras a Kona (Hawai). Me sentí bien en la bici, que es la parte importante. Y sí, estoy muy contento.

A.R.H.: Obvia decir que su gran objetivo será Hawai, en octubre.

I.R.: Sí. Pero no es sólo un objetivo, es un sueño. Cuando era pequeño y caía en mis manos alguna revista de triatlón, dentro se referían siempre al Ironman, no a las pruebas de distancia olímpica. Haber ganado otra vez y ver que puedes hacerlo también en larga distancia motiva mucho. Y tiene una repercusión bastante grande.

A.R.H.Competir sobre 3,8 kilómetros nadando y 180 en bici antes de correr un maratón (42 kilómetros), ¿cómo le deja a uno?

I.R.: Buff…. madre mía. Llegas hecho polvo. En meta estuve casi media hora tumbado, hasta que me pude mover. Llegas vacío. Luego comes y bebes; y empiezas a recuperar algo. Después de los primeros Ironman que haces, igual te tiras una semana sin poder andar bien.

A.R.H.: La decisión de pasarse a la larga distancia, ¿la tomó cuando no contaron con usted para los Juegos de Londres o ya había tomado esa decisión antes?

I.R.: La idea ya la tenía, pero al no ir a Londres, ya no tenía esa presión y decidí centrarme en la larga distancia. Está claro.

A.R.H.: Con todo lo que usted le ha dado y le sigue dando al triatlón español, ¿le dolió mucho que lo dejaran fuera de esos Juegos?

I.R.: Sí, sí que me dolió. Está claro que había unos criterios y que había que respetarlos, pero me jodió no ir. Esa es la verdad. Yo soy competidor y sé que unas veces estás delante y otras detrás. Eso lo entiendo. Pero no entendí algunas cosas que no quedaron claras. Y no fui el único que no compartía los criterios existentes. No estuve en los Juegos de Londres, pero luego, en la Gran Final del Mundial, dos meses después, en Auckland (Nueva Zelanda), hice octavo. Y un mes después gané el Ironman de Cozumel. Esta claro que estaba bien. Pero bueno, creo que hay cosas que han empezado a cambiar en la Federación Española. Lo que está claro es que los dirigentes deben escuchar más a los deportistas.Iván Raña: "Claro que me veo favorito para ganar el Ironman de Hawai"

A.R.H.: ¿En algún momento pensó que le faltaron al respeto, después de todos los logros internacionales que aportó al deporte español?

I.R.: Como deportista respeto que me puedan derrotar, pero no tengo por qué respetar necesariamente el criterio de un determinado señor. Y, bueno, sí me dolió que cuando ganaba te llamaba todo el mundo y cuando estaba más atrás y más lo necesitaba, hubo muchos que no se acordaron. Como decía, al deportista hay que escucharlo. No escuchar al deportista puede llegar a ser una falta de respeto, sí. Pero no me iba a poner a llorar. No merecía la pena. Así que rápidamente me marqué un nuevo objetivo. Y ese objetivo era el Ironman.

A.R.H.: Eso ya son palabras mayores. ¿Cuántos se pueden hacer durante una temporada?

I.R.: Hay gente que llega a hacer hasta cuatro, pero yo creo que lo ideal es hacer dos. El año pasado hice tres. Pero con dos ya está bien. Ya uno tiene bastantes horas de entrenamiento encima.

A.R.H.: ¿Le sorprendió estar tan rápidamente entre los mejores en la larga distancia?

I.R.: No. Creo que lo intuía. Haber hecho octavo en la final de las Series Mundiales (en distancia olímpica) a finales de 2012 y luego ganar un Ironman, el primero que disputaba, un mes después, indicaba que lo podía hacer bien.

A.R.H.: ¿Qué era lo que más le preocupaba? ¿Natación, bici o carrera?

I.R.: La bici. Son 180 kilómetros seguidos en posición de contrarreloj. Y hay que trabajar mucho la espalda. Pero salió bien.

A.R.H.: No le ha ido mal, de momento, no. ¿Se ve favorito al triunfo en el Ironman de Hawai, en Kona?

I.R.: Pues sí. Lo noto de alguna manera, porque aquí nos conocemos todos y sé la gente que puede estar bien. Hay gente que te ve favorito y tú te sientes también al nivel de los mejores. Obviamente puede pasarte de todo. Puedes tener un desfallecimiento, puedes pinchar una rueda.. pero sé que voy a estar en disposición de disputar la victoria en Kona, sí.