La justicia prohíbe a Lance Armstrong hablar sobre su dopaje

El ex ciclista estadounidense Lance Armstrong no deberá hablar por ahora sobre su dopaje bajo juramento, según una orden de un juez de Dallas (Estados Unidos) que paraliza de forma temporal una demanda de 12 millones de dólares que una empresa de mercadotecnia interpuso contra él.

“El tribunal concede la moción de emergencia para la suspensión temporal”, dice una escueta orden del juez Kerry P. Fitzgerald, remitida hoy a Efe y que da la razón a Armstrong, al menos por ahora.

La Corte de Apelaciones estatal paralizó el martes 4 por la noche la demanda de la compañía SCA Promotions, que reclama al ex ciclista hasta 12 millones de dólares pagados hace una década por acuerdos comerciales y demandó nueva documentación a las partes.

Lance Armstrong admitió hace 14 meses por primera vez y en televisión que utilizó sustancias dopantes para mejorar su rendimiento en el Tour de Francia, pero nunca lo ha hecho bajo juramento ante un magistrado.

El juez acepta así el recurso de los abogados del ex ciclista, liderados por Timothy J. Herman, para suspender la comparecencia del jueves 6 de marzo de Armstrong y el posterior comité de arbitraje sobre el asunto previsto para el 17 del mismo mes. Herman alega, entre otros motivos, “discrecionalidad” por parte de la corte al programar estas citas.

Los abogados de la compañía demandante entregarán al juez un nuevo texto en los próximos días y prevén que el proceso se cumpla, pero con nuevas fechas.

“Más retraso y juegos procesales del señor Armstrong; pero al final, el resultado será el mismo”, declaró el letrado Jeff Tillotson en la edición de hoy del diario ‘Austin American-Statesman‘.

SCA Promotions quiere recuperar hasta 12 millones de dólares que pagó al ciclista principalmente en primas que se generaban en caso de ganar el Tour y, aunque no es la primera demanda judicial después de confesar que se dopó, habría sido la primera vez que era llamado a declarar bajo juramento sobre este asunto.

El litigio de SCA contra el ciclista tiene casi una década de historia. SCA Promotions intenta recuperar su dinero desde 2005, cuando surgieron las primeras acusaciones de dopaje contra Armstrong en la prensa francesa. Entonces, el ciclista negó cualquier acusación, pero la confesión ante las cámaras en 2013 hizo que la compañía reabriera el caso.

 

El equipo jurídico de Armstrong recordó que el primer litigio se zanjó con un acuerdo entre las partes para no volver a abrir el caso, pero la compañía demandante cree que el “sí, lo hice” del ciclista lo cambia todo.

 

Armstrong ha recibido múltiples demandas como esta, está suspendido de por vida del ciclismo y cualquier actividad deportiva profesional, además de haber sido desposeído de los siete títulos del Tour de Francia.

 

Entre las demandas, se encuentra la del Departamento de Justicia de EE.UU., que alegó que el exciclista violó su contrato con el Servicio Postal del país y se enriqueció injustamente al violar las normas para ganar el Tour de Francia.