Maratón de Boston: La chiquita que inspira a la ciudad a dos años del atentado

Jane Richard de nueve años, que perdió su pierna en el ataque, se ha convertido en un ícono para la ciudad estadounidense.

El lunes 15 de abril de 2013, Bill y Denise Richard de la localidad de Dorchester en Massachusetts llevaron a sus tres hijos de 11, 8 y 7 años a alentar a los corredores que participaban en el maratón de Boston. La segunda de las dos bombas que pusieron los hermanos Tamerlan y Dzhokhar Tsarnaev detonó a sólo metros de donde estaban y las consecuencias fueron fatales: la fuerza de la explosión mató a Martin Richard, el segundo hijo; Jane, la menor, perdió su pierna izquierda; las esquirlas de la bomba le provocaron serias heridas en las piernas a Bill, que también perdió audición; mientras que Denise quedó con una seria herida ocular. Milagrosamente, Henry, el hijo mayor, no tuvo daños físicos producto del ataque.

El atentado contra el maratón de Boston, que dejó tres personas muertas y 264 heridos, fue el más grave registrado en Estados Unidos desde los ataques del 11 de septiembre de 2001. Las bombas, fabricadas con dos ollas a presión llenas de explosivos de fabricación casera y clavos, estaban escondidas en mochilas. Tamerlan Tsarnaev, de 26 años, fue abatido por la policía el 19 de abril luego de haber matado a un oficial cuando intentaban escapar de Boston, y Dzhokhar fue capturado horas más tarde gravemente herido.

El miércoles pasado, un jurado de 12 personas declaró culpable por unanimidad a Dzhokhar Tsarnaev, de 21 años, por los 30 cargos en su contra relacionados con los ataques, el asesinato de un policía, el robo de un auto y un tiroteo mientras se fugaba. El próximo 21 de abril, un día después que se realice el Maratón en Boston, comienza la fase de sentencia en contra del joven.

La historia de los Richard conmovió a Boston y desde entonces los habitantes de la ciudad han seguido muy atentamente la recuperación de la familia, poniendo especial atención a la historia de Jane. Así, cuando habían pasado 23 días desde el atentado la niña ya había sido sometida a 11 operaciones y los doctores recién habían podido cerrar la herida, debido a que la bomba le cortó la pierna debajo de la rodilla. “Parte de los procedimientos a los que Jane fue sometida tuvo que ver con preparaciones para finalmente colocarle una prótesis”, escribió la familia en un comunicado en esa oportunidad.

“Llegar a este punto no ha sido fácil para Jane. Además de todas las operaciones, también ha tenido que hacer frente a una serie de infecciones y otras complicaciones. Después de dos semanas en que no pudimos comunicarnos con ella, despertó con varias preguntas difíciles que tenían que ser respondidas”, añadió el comunicado. Un año después, Jane asistía al colegio e incluso jugaba basketball en un equipo de su colegio. “¡No le digan a los doctores!”, decía una publicación de la familia en su página web.

A mediados de marzo pasado, la fundación Wiggle Your Toes, que entrega apoyo a quienes han sido víctima de amputaciones, le regaló a Jane una prótesis de uso diario y para correr. Los medios señalan que la niña, que ya tiene nueve años, está muy entusiasmada con su nueva prótesis, ya ha ido al colegio con ella, no sólo puede caminar, sino que incluso bailar.