Melissa Stockwell: De Veterana de Guerra a Estrella en el Triatlón

“La vida es muy corta. Deberías hacer las cosas que te gustan hacer. No esperes a mañana para hacerlas. Deberías hacerlas ahora.”

Esta es la increíble historia de Melissa Stockwell, que una vez soñó con los Juegos Olímpicos. A pesar de que Melissa siempre fue atlética, no tuvo la menor idea de que sus mayores triunfos vendrían después de que despertara en la Sala de Emergencia de Bagdad a principios de 2004.

Melissa quiso unirse al ejército a una edad temprana, y  fue comisionada como segundo teniente en el Ejército de los Estados Unidos como parte del Cuerpo de Transporte. En marzo de 2004, se desplegó con la División 1 de Caballería en Bagdad, Irak.Cuando llegó a Bagdad en 2004, fue una líder del pelotón y Comandante de convoy. El 13 de abril de 2004  su vehículo fue alcanzado por una bomba en la carretera, lo que finalmente dio lugar a la pérdida de su pierna izquierda por encima de la rodilla, dándole el título de la primera mujer que perdió un miembro durante combate activo.

Melissa llegó al Centro Médico del Ejército Walter Reed para iniciar el proceso de seguir adelante, dándose cuenta de inmediato de que era una de las personas afortunadas a pesar de que solo tenía tres extremidades; su mente, su visión y que estaba viva. Fue entonces cuando ella hizo una promesa de vivir su vida para aquellos que no logran regresar y que dan su último sacrificio.

“No tengan miedo de salir y probar algo nuevo. Quién sabe, ¡tal vez estarían encontrando una nueva pasión!”

Los días se convirtieron en semanas y estos en meses. Demasiadas cirugías, demasiadas infecciones, y el deseo constante y la seguridad de que las cosas iban a estar bien. Melissa dio sus primeros pasos con una prótesis de pierna 52 días después de que perdiera la extremidad real. Un día en el que aseguró que iba a volver a caminar y de que volvería a ser independiente.

Pero como buena atleta, Melissa quería más. Una gimnasta joven que soñaba con los Juegos Olímpicos, estaba buscando algo más grande.

“Una vez que eres atleta, siempre serás atleta” se decía Melissa.

Múltiples organizaciones ayudaron a Melissa a darse cuenta que no solo podía todavía ser una atleta, sino que podía hacer cosas que ella nunca imaginó que podía hacer con las dos piernas. Gracias al Proyecto “Wounded Warrior”, ella esquió por las pistas de Breckenridge, Colorado con una pierna, demostrando que no había límites. El equipo Achilles’ Freedom le dio la oportunidad de participar en el maratón de Nueva York en 2005 con una bicicleta de manos, al cual volvería y correría en unos años más tarde. Los organización “Challenged Athletes Foundation (CAF)”, la invitó a hacer un triatlón con la Operación “Rebound”, y mientras cruzaba la línea de meta, se sintió invencible, como si pudiera hacer cualquier cosa. Fueron meses de cambios importantes y el inicio de una vida a través del deporte.

A principios de 2005, John Register del Programa de Veteranos y Militares Paralímpicos del Comité Olímpico de los Estados Unidos presentaron los Juegos Paralímpicos. El segundo evento deportivo más grande del mundo después de los Juegos Olímpicos, y el que podría traer una etapa de atletismo más importante del mundo a atletas con discapacidad, quienes representan a sus países y le muestran al mundo lo que son capaces de hacer.

En el año 2005, con una medalla de “Purple Heart” y una medalla de “Broze Star”, comenzó el trabajo duro. Melissa sabía que en 2008 habría unos Juegos Paralímpicos en Beijing, China, que tuvo lugar unas semanas después de los Juegos Olímpicos en el mismo lugar. Y así nació un sueño.

Después de su retiro del Ejército, el atletismo se convirtió en una forma de vida para Melissa. En abril de 2008, Melissa se convirtió en la primera veterana de la guerra de Irak en calificar para los Juegos Paralímpicos, cuando obtuvo su lugar en el equipo de natación de los Estados Unidos. En los Juegos Paralímpicos de Beijing 2008 representó a los EE.UU. en los 100m de estilo libre, en los 400m de estilo libre y los 100m de estilo mariposa. También fue seleccionada para llevar la bandera de los Estados Unidos en la ceremonia de clausura de Beijing.Después de Beijing, Melissa se enfocó en el deporte del Paratriatlón.

Ella ha sido parte de la selección nacional de Paratriatlón durante los últimos tres años y es campeona del mundo en el Paratriatlón 3X en la división TRI2. Fue nombrada como la Paratriatleta femenina del año por dos años consecutivos y fue nominada dos veces para un premio ESPY a la mujer atleta con discapacidad.Y recientemente completó su primer triatlón Ironman, que consiste en una natación de 2.4 millas (3.86 km), una carrera en bicicleta de 112 millas (180.25 kilómetros) y un maratón completo de 26.2 millas (42.2 km) de carrera.

Melissa ahora espera competir en los Juegos Paralímpicos de 2016 en Río de Janeiro cuando el Paratriatlón haga su debut. Actualmente, trabaja como técnico ortopédico certificado en “Scheck and Siress Prosthetics” en Chicago. También es entrenadora de triatlón certificada nivel 1 y co-fundadora y entrenadora del club Paratriatlón “Dare2tri”, el cual ayuda a atletas con discapacidades para competir en el deporte del triatlón.

 www.melissastockwell.com. Podés seguirla en Twitter e @MStockwell01.