Migrañas

La cefalea o dolor de cabeza, es una de las formas más comunes de dolor. Aunque su causa es desconocida, el dolor que la produce se debe a una dilatación de las arterias situadas en el cráneo.

Una migraña es un dolor de cabeza recidivante, pulsátil e intenso que habitualmente afecta a un lado de la cabeza, aunque puede afectar a ambos. El dolor empieza repentinamente y puede estar precedido o acompañado de síntomas visuales, neurológicos o gastrointestinales.

Aunque la migraña puede iniciarse a cualquier edad, generalmente empieza en personas entre 10 y 30 años de edad. A veces desaparece después de los 50 y es más frecuente en mujeres que en varones. Si se tiene en cuenta que más del 50 por ciento de las personas con migraña tienen familiares que también la padecen, es de suponer que la tendencia puede estar transmitida genéticamente. En general, el dolor de la migraña es más grave que las cefaleas tensionales.

Las causas exactas de las migrañas se desconocen, aunque se han estudiado varias teorías. Actualmente se cree que la migraña es un trastorno constitucional con base genética. Las causas desencadenantes son difíciles de identificar y diferentes en cada persona, pero las más frecuentes son:

  • Herencia: Aunque la forma de herencia no está totalmente establecida, en algunas formas especiales de migraña ya se ha identificado el gen que la transmite situado en el cromosoma 9.
  • Edad: En la infancia la migraña se presenta por igual en niños y niñas. A partir de la pubertad y debido a los cambios hormonales, se dispara la incidencia de migraña en las mujeres.
  • Estrés y ansiedad: Es necesario aprender a relajarse, buscar alguna distracción en momentos estresantes.
  • Hormonas: Lo más frecuente es padecer una o dos crisis al mes, fundamentalmente en la época de primavera y otoño, y éstas pueden llegar a durar de 4 a 72 horas. Además del intenso dolor de cabeza estas dolencias van acompañadas de otros síntomas como náuseas, fotofobia o vómitos. En menor medida pueden provocar irritabilidad, anorexia, vértigos y mareos. La migraña suele empeorar con la ovulación y la menstruación, así como con la toma de anticonceptivos orales. El embarazo, sin embargo, suele mejorar transitoriamente la migraña y muchas mujeres mejoran extraordinariamente cuando desaparece la menstruación (menopausia).
  • Ingestión de alcohol y dieta: Algunos alimentos y bebidas pueden desencadenar ataques de migraña. Por ejemplo, el alcohol, especialmente el vino tinto o burdeos; las comidas con glutamato monosódico MSG; productos que contienen tiramina; o las carnes en conserva con nitratos.
  • Falta o exceso de sueño: También puede ser un desencadenante de la migraña.
  • Factores medioambientales: El tiempo o los cambios de temperatura, las luces deslumbrantes o las fluorescentes, las pantallas de ordenador, los fuertes olores y las elevadas altitudes.

TRATAMIENTO OSTEOPATICO

Normalmente se intenta tratar con analgésicos y antiinflamatorios pero rara vez dan resultado, lo único que hacen es engañar al cuerpo, pero cuando pasa su efecto vuelve el dolor. Incluso existen algunos medicamentos, recetados por los médicos especialistas, con efectos positivos en algunos tipos de migrañas, pero no en todos. Es entonces cuando la persona, desesperada, decide acudir al osteópata para recibir otro tipo de tratamiento.

Los osteópatas tenemos claro que el cuerpo funciona como una unidad. El dolor de cabeza no tiene por qué tener su origen en la propia cabeza, sino que en otro lugar de nuestro cuerpo puede haber una restricción que provoque ese dolor. Mediante la observación, la palpación y diversos tests realizados a nuestros pacientes llegamos a un diagnóstico sobre las estructuras afectadas, permitiéndonos conocer dónde está la causa.

Es importante acudir cuanto antes, porque no es lo mismo tratar una migraña reciente que otra que lleve ya tiempo.

La técnica Cráneo-Sacra actúa palpando el cráneo, el sacro y en toda la fascia que recubre al cuerpo, tratando de escuchar las cualidades del ritmo y si esta alterado.

El terapeuta hace la escucha y se deja llevar  por donde el tejido lo lleve, recreando la lesión, espera la resolución de tensiones y lleva los tejidos al movimiento opuesto a la lesión muy lentamente llevándolo  a la corrección de la alteración.

Los resultados inmediatos luego de una hora de sesión son el alivio del dolor, mayor bienestar y corrección de la postura y con el tiempo disuelve los dolores cráneo-faciales y migrañas, calma el bruxismo, alivia los dolores crónicos de cervicalgias, lumbalgias y ciáticas y al mejorar el sistema inmunológico aporta mayor energía, calidad de sueño y equilibrio físico y mental, por eso es ideal hacerlo preventivamente.

Lic. Mariano de Alzáa
Osteopatía

Deportología

Kinesiología

Prof. Univ. Educ. Física

http://osteopatiaydeporte.com.ar/nuestrapropuesta.html

Seguinos en www.facebook.com/osteopatiaydeporte
TEL 15-5567 3748