Correr, definitvamente está de moda.

Solo mira a tu alrededor y verás las calles llenas de personas pasando con la ropa sudada, sonriendo y bebiendo algo que se ve muy dulce para ser saludable.

Aunque, según los expertos, las bebidas energéticas, deportivas y de frutas contienen grandes cantidades de azúcar añadida (https://nutricionsinmas.com/las-14-formas-mas-faciles-de-dejar-de-comer-azucar/).

Correr puede enseñarte algunas lecciones útiles, no solo para tener mejores entrenamientos, sino también para tener una mejor vida.

Entonces, puede que seas un corredor o que no lo seas, pero en cualquier caso, hay muchas lecciones útiles de vida que se pueden aprender de este deporte masivo. A continuación, veremos 10 de ellas:

 

  1. No necesitas nada para empezar a correr

Bueno, tal vez sí necesites zapatillas de correr; no es tan cómodo correr en tacos. Pero si así quieres correr, no hay problema, solo hazlo.

Si ante cada posible decisión te preguntas si tendrás éxito o no, recuerda que la única manera de saberlo es empezando. Entonces, ve afuera y corre; es más fácil y barato de lo que piensas.

 

  1. Las buenas noticias vienen al final

Durante una carrera larga, digamos, 10 kilómetros o más, algunas personas empiezan a un ritmo muy rápido, solo para descubrir que ya no tienen nada de fuerzas a la mitad de la carrera.

Entonces, empieza tranquilo, enfócate en el final, en la recompensa final, los saludos de tu familia o lo que sea que te haga sentir bien. Y sigue adelante. Al final del día, debes decidir si quieres ir más rápido o llegar a destinos más lejanos.

 

  1. Escucha a tu cuerpo

¿Piensas que puedes lidiar con todo? Negocios, familia, amigos, vida social, etc. y después de un rato tu cuerpo empieza a quejarse y sientes dolor de espalda, o tal vez algunos dolores de cabeza.

Los corredores escuchan a su cuerpo, y bajan el ritmo si es necesario. Tu cuerpo habla, y a veces muy fuerte, por lo que debes escucharlo antes que sea muy tarde.

 

  1. Habla con tu cuerpo

¿Alguna vez le has pedido a tus caderas que te ayuden en una carrera, una vez que tus piernas están cansadas? Esta es una de las grandes lecciones que puedes aprender de correr: tu cuerpo te escucha. Una vez que le dices porqué estás corriendo y para qué estás corriendo, puede que acepte algo de trabajo extra.

Solo es un diálogo entre tú y tu cuerpo, en el cual cada parte conoce las necesidades y deseos del otro. Tal vez después te des cuenta que tu cuerpo tiene más habilidades de las que pensabas y puede alcanzar lo que parecía inalcanzable.

 

 

  1. Disfruta tus logros

Correr, y la vida en general, es muy demandante, por lo que no añadiríamos cargas extra. ¿Has corrido una milla? ¡Muy bien! Disfrútalo y luego ve por la siguiente.

Los corredores que solo miran cuántas millas faltan para la meta, difícilmente la alcanzarán. Entonces celebra, y sigue avanzando.

 

  1. Mantenerte lejos de las adicciones

No nos referimos a sustancias legales o ilegales, sino a la adicción a correr. Los corredores se sienten bien mientras corren, así podrían caer en la tentación de correr más y más. Pero la vida es algo más. Por ejemplo, no correr.

¿Eres adicto a correr? (O tal vez al trabajo o las fiestas) Toma un respiro profundo y relájate.

 

  1. Puedes disfrutar solo o acompañado

Puedes correr solo. Será solo tú y el camino. Es uno de los mejores momentos para conocer tu mejor versión disfrutando la vida. Incluso puedes tener tus mejores ideas mientras corres solo, ya que la mente está libre para explorar nuevos caminos.

Pero también puedes correr en grupo. Esta es una buena oportunidad para adaptar tu desempeño al de otros, pedir ayuda si se necesita y, por supuesto, tener algunas palabras de aliento para los que se sientan más cansados. Al correr con otros, puedes descubrir que disfrutas más la actividad a un ritmo más lento.

 

  1. El desafío no es contra nada

No necesitas vencer el reloj. No necesitas vencer a tu amigo. No es contra el mundo. Correr es todo lo contrario: tomas tus habilidades, las pones en práctica y los resultados vienen solos. ¿Quieres correr? Simplemente disfrútalo. Celebra tus logros y no olvides celebrar tu eventual bajo rendimiento, porque es una señal de que eres humano, no una máquina de correr.

 

  1. Establecer objetivos mejora el desempeño

A veces es bueno “solo correr”, pero establecer objetivos claros te ayuda a registrar tu desempeño y, por ende, a celebrar tus logros. Ten en cuenta que un objetivo debe ser S.M.A.R.T., que quiere decir Simple, Medible, Alcanzable, Realista y con un Tiempo establecido para ser efectivo.

Por supuesto, no olvides hacer tus objetivos públicos, así todos a tu alrededor pueden apoyarte. Por favor, evita a la gente pesimista.