Año nuevo, vida nueva! Todos nos marcamos objetivos con la llegada del nuevo año, sin embargo el 95% abandonamos nuestros propósitos nada más acabar el mes de enero.

santiferrada

He pasado muchos años preparando retos deportivos,  es por ese motivo, que después de tantos intentos tengo la fórmula para no abandonar y lograr la máxima efectividad en todo aquello que me proponga. Hoy toca hablar de objetivos y las razón por las cuales SI puedes lograrlos

  •  Menos es más

Cuantos más retos te propongas hacer en un año, más opciones de fracaso tienes. No te obsesiones con el calendario de competiciones, elige 3 o 4 objetivos como máximo y siempre de forma gradual. Piensa en la temporada anterior, en tú nivel y en el tiempo que le puedes dedicar al deporte, luego podrás tener una visión más clara de lo que realmente eres capaz de lograr.

A veces el objetivo no es superar el nivel, es simplemente, mantenerlo. No te obsesiones con superar tus límites, recuerda que  los objetivos tienen que ser alcanzables, si te marcas objetivos irreales, no los lograrás, te sentirás frustrado, decepcionado y posiblemente abandones el deporte.

  • El largo plazo te debilita, el corto plazo te fortalece

Uno de los grandes problemas de fijar objetivos es que ya sabemos de antemano que no los conseguiremos en breve, por eso, antes del gran objetivo de la temporada es bueno que tengas objetivos intermedios.

Márcate objetivos a corto plazo, noventa días como máximo, que vayan acorde con el reto final, te servirán para valorar tu progresión, estado de forma y poder evaluar si hace falta retocar alguna que otra cosa en la preparación.

  • Superar los malos momentos

Tarde o temprano las dudas llegan y con ello los momentos de más estrés dentro de la preparación. Es por ello que es necesario establecer un plan para superar los malos momentos. Ten en cuenta siempre estas tres reglas:

  1. No te enfades contigo mismo cuando no vayas a entrenar un día.
  2. Pon un límite al número de veces seguidas que no puedes fallar.
  3. Introduce una penalización “positiva” para frenar tu bloqueo.
  • No te obsesiones con los objetivos deportivos

Nos gusta más proyectar hacia el exterior que mirar a  nuestro interior. Y esto también se refleja en la consecución de nuestras metas.

Creemos que tener muchos objetivos deportivos  nos hará más atractivos  a nivel social, pero a menudo olvidamos que el auténtico éxito se cultiva en nuestro interior.

No busques reconocimiento, no busques mejorar tu marca, tampoco busques una medalla. Con cada reto deportivo tienes que buscas la satisfacción que supone esforzarte por aquello que quieres, aquello que te hace sentir bien, aquello que te completa como persona.

Autor: Santiago Ferrada

Captura de pantalla 2015-05-29 a las 14.41.31