La consistencia es imprescindible para mantener y mejorar la condición física.

 

El entrenamiento físico es sólo una parte de la ecuación.

La motivación diaria, lo que te saca de la puerta, es un juego mental, y uno que necesita atención constante.

Para mantener la motivación es importante considerar que “La victoria no consiste en su totalidad en vencer, sino en nunca darse por vencido.” (Napoleón Bonaparte, https://gananci.com/reflexiones-de-motivacion/)

Existen tres tipos principales de motivación: intrínseca, extrínseca y auto-motivación.

La motivación intrínseca es el deseo de hacerlo bien.

Extrínseca es impulsada por estímulos externos, la sensación que se obtiene cuando se cruza una línea de meta o la prisa de pie en un podio.

Si bien es similar a la motivación intrínseca, la auto-motivación es más compleja. Es la capacidad de hacer lo que hay que hacer, sin importar lo tentador de las distracciones o lo difícil que parece.

Una vez que reconoces los monstruos mentales: “no tengo suficiente tiempo”, “empezaré mañana”, “no puedo hacerlo”, “es difícil”, “el clima es miserable”, debes identificar las maneras de trabajar alrededor de ellos para mantener el entusiasmo durante todo el año.

Para ayudarte en el camino, se presentan siete consejos basados en las lecciones de Steve Portenga, un psicólogo de rendimiento de iPerformance Consultores.

Considerar el por qué

Portenga dice que el primer paso cuando la motivación está rezagada, es considerar ¿por qué quieres correr? ¿Qué es importante para ti y qué esperas obtener de esta actividad? Escribe las respuestas a las tres preguntas y mantenlas a la mano como guía.

Refiere esta información a tus pensamientos cada vez que comiences a preguntarte: ¿Cuál es el propósito? También asegúrate de que tus objetivos están en línea con las razones.

Establecer varios objetivos

Elegir y trabajar hacia un objetivo, definitivamente te mantendrá inspirado. Aún mejor, selecciona una mezcla de metas a corto y largo plazo, por lo que tienes la oportunidad de hacer que la confianza impulse los logros en tu camino hacia una meta más grande.

Portenga sugiere preguntarse: ¿Qué quieres lograr? ¿Cómo quieres mejorar y qué necesitas hacer para que esto suceda? Luego crea un plan.

Claro, puedes entrenar para completar una media maratón o un maratón. Pero también considerar cosas como la organización de una carrera de beneficencia o intentar el trekking por primera vez.

Buscar a un amigo

Cuando te ejercitas solo, puede ser fácil caer en una rutina, ya sea tu ruta o el ritmo. Correr con un amigo te ayudará a variar tu ritmo y las zonas de confort de distancia. También es menos probable que te detengas si sabes que un amigo te está esperando.

Además, la conversación ayuda a que las millas sean recorridas más rápido y te estimula mentalmente.

Unirse a un grupo

No sólo un grupo de ejercicio te mantendrá responsable, sino que también hará que el correr sea más divertido. Un grupo proporciona apoyo y trae comunidad a lo que puede ser un deporte solitario. Investiga a los grupos en tu área para asegurarte de encontrar un buen ajuste y que ofrezcan tiempos de ejecución que funcionen con tu horario.

Ir a algún lugar nuevo

Si siempre ejecutas el mismo bucle de 5 millas, en la misma dirección y a la misma hora del día, intenta mezclarlo. Ejecútalo en la dirección opuesta, o en la mañana en vez de en la noche. Alternativamente, ten en tu mente el mapa de una nueva ruta o dos, para así refrescar el recorrido.

Planifica recompensas al lograr ciertos pasos / metas

¿Cuál es tu mayor sueño al correr? ¿Tal vez una carrera de destino o unas vacaciones para corredores? ¿Tal vez se trata de comprar un nuevo par de botas o un kit atlético completo?

Portenga recomienda establecer un sistema de recompensas a medida que determinas los objetivos, por lo que tendrás algo divertido que espera por ti en el horizonte.

Si estableces un mes en el que no has perdido ni una sola práctica, entonces te mereces un nuevo equipo auricular, o reservar una ruta de senderismo en un campamento puede contar tanto como una recompensa y un impulso adicional a tu meta de rendimiento. ¡Recuerda que correr debe ser divertido!

Planificar con anticipación

“Siempre prepárate la noche anterior, sin excusas”, dice Portenga. Ya sea que estés corriendo por la mañana, en el almuerzo o después del trabajo, ten tu equipo listo antes de irte a la cama. De esta manera, puedes simplemente agarrar tu morral de gimnasio e irte. Cuanto más fácil te haces tu carrera, más probable es que no cuentes con excusas para no ejercitarte como debe ser.

 

Por Edith Gómez, editora @ gananci.com