El Triatlón atrae a cierto tipo de atleta.

 

 
Nos gusta que nuestras transiciones estén ordenadas y reordenadas hasta la perfección. Incluso nuestros itinerarios de entrenamiento tiene que estar en orden y respetar con precisión los horarios.
 
Detestamos los pequeños cambios y las imprevisiones!
 
Si querés molestarnos te cuento algunas cosas que podés hacer -otras solamente dependen de nosotros-:
 

  • Saltar al andarivel de la pileta sin preguntar mientras entrenamos. Pensamos que mientras nosotros estemos ahí, ese carril nos pertenece.
  •  

    • Sumar gadgets sin entrenar. Es realmente molesta la gente que sin entrenar aparece con el último modelo de reloj, bicicleta espacial, medias de compresión…. El pensamiento es recurrente: “Como si tener todo eso lo va a ayudar a bajar los tiempos, que entrene primero!“.

     

    • Ciclistas de ruta que se te pegan en tu cola sin permiso. Nosotros no estamos acostumbrados a rodar en pelotón, por ver como se te suman a tu rueda!

     

    • ¿A quien no le molesta ver a otros corredores inexperimentados que se sitúan en los primeros puestos de la largada? ¿Realmente piensan que saliendo antes van a marcar una diferencia? La carrera es larga, y no hay peor cosa que pasarlos en el agua.

     

    • Los que tiran su basura durante la carrera o entrenamiento.

     

    • Tener que hacer cola para comer en el único restaurante de pastas el día previo a la carrera

     

    • Cuando tu indumentaria de triatlón, deja un pequeño espacio entre la calza y el top, y recibís el sol durante toda la carrera…

     

    • Cuando no estás acostumbrado a los geles, y pretendés probarlos en carrera.

     

    • Cuando los que ingerís -geles mayormente- te DESTRUYEN el estómago.

     

    • Olvidarte de parar tu GARMIN en las transiciones.

     

    Por: Gonzalo Gamen, autor @Triatloners