Una de las peores condiciones climatológicas para cualquier corredor es, sin duda, la presencia de viento, ya sea durante el entrenamiento o en plena competición. El principal motivo es el mayor esfuerzo que debemos realizar con las piernas y pulmones, sin olvidar la parte psicológica, pues la reducción del ritmo de carrera empeorará nuestros tiempos habituales y pondrá a prueba nuestra fortaleza mental. La página web de Asics nos ofrece diversos consejos para correr con viento.

Algunas de las reglas de oro que deberemos recordar cuando corramos con viento son:

– Correr con viento es algo normal si entrenas al aire libre.

– Lo importante es el esfuerzo realizado, no la velocidad.

– Cuanto más lo hagas, más te fortalecerás como corredor.

– En estos casos, la recompensa es correr con el viento de cola.

Decide cuándo correr con el viento en contra

Puedes decidir si prefieres correr con el viento en contra al principio o al final de la vuelta. Ambas opciones tienen sus ventajas y sus inconvenientes.

¿Cuándo es mejor empezar con el viento en contra?

– Cuando no estés en perfectas condiciones y desees completar primero la parte más dura.

– Cuando haga frío: si el viento golpea tus prendas húmedas en el trayecto de vuelta, el frío que sentirás será más intenso.

¿Cuándo es mejor terminar corriendo con el viento a favor?

– Cuando te sientas fuerte y todavía tengas suficiente energía.

– Cuando haga calor: el viento de cola te ayudará a mantenerte fresco.

Aprende de los ciclistas

Los ciclistas conservan mejor su energía y corren más rápido en grupo: se turnan a la cabeza del pelotón y luego vuelven a la cola a descansar, aprovechándose de lo que se conoce como ir a rueda.

Los corredores también pueden turnarse para ir a la cabeza del grupo y enfrentarse al viento, antes de dejar que otro se encargue de esa faceta. Esto puede tener un efecto notable cuando corres en carretera o montaña, ya que esta técnica puede mejorar la resistencia al viento en un 80%, según indica un influyente estudio realizado en los años 70.

Cinco formas de enfrentarse al viento en contra

– Inclina el cuerpo para reducir el consumo de energía.

– Usa prendas de running ceñidas y sin holgura para evitar que se muevan cuando corres.

– Aprovecha para recuperarte cuando corras por zonas protegidas del viento.

– Acorta tu zancada: cuanto más tiempo pasen tus pies sin tocar la superficie, mayor será tu resistencia al viento.

– Mantente hidratado, pues es fácil que nos olvidemos en estas situaciones.