La mayoría de los corredores que pretenden correr el maratón de Boston pueden hacerlo de dos maneras: cumpliendo con los estrictos estándares de calificación o recaudando miles de dólares para caridad.

Sin embargo, algunos optan por una tercera opción. Hacer Trampa.

Es lo que hizo un bombero de unos 50 años el año pasado, presentó una clasificación de un maratón de 2013, a sabiendas que era falsa y tomó lugar en la salida en el Maratón de Boston el año pasado.

“Estoy absolutamente avergonzado”, dijo tras el corredor. “Mi vida y mi trabajo se basan en la integridad, e hice trampa “.

 

El bombero es uno de los 47 corredores investigados que estuvieron en el punto de partida del maratón más prestigioso de norteamerica en 2015;  ello surge de una investigación por parte de los organizadores de la carrera.

 

Con sus 119 años de historia y las difíciles normas de clasificación, el maratón de Boston se ha convertido en una de las carreras más apreciadas de Estados Unidos, y también la más difícil de clasificar.

 

En estos días, no es tan simple correr, hacer un buen tiempo de clasificación para su grupo de edad y sexo. La inscripción para Boston abre cada mes de septiembre, de forma continua, y los primeros en tener su tiempo de clasificación y anotarse más rápido obtienen su lugar en el Maratón. Por lo general los cupos de la carrera se llenan antes de que todos con un tiempo de clasificación se puedan registrar.

 

En los últimos dos años, los corredores han tenido que ser un poco más rápidos en su clasificación con el fin de ganar la entrada a Boston.

 

Para la carrera de 2015, los atletas tuvieron que correr al menos 1min. 02segs. más rápido que su tiempo de clasificación anterior para obtener su número, dejando afuera 1.947 corredores que habían cumplido con los estándares publicados en primer momento. Este año se puso incluso más selectivo.

 

El éxito de los participantes tenía que ser de al menos 2:28 más rápido que sus estándares de tiempo, y 4.562 corredores no fueron aceptados.

 

Los que no son lo suficientemente rápidos como para calificar deben unirse a una de las 27 organizaciones benéficas asociadas a Boston, pero tienen que cumplir con los mínimos de recaudación de fondos de USD$ 5.000!

 

Frente a estas normas exigentes, algunos optan por hacer trampa.

Las formas más comunes:

Obtener el número de dorsal de otra persona que calificó legítimamente, una práctica conocida como intercambio de dorsal.

 

Permitir que un corredore tipo mula corra por ellos en una carrera de calificación, permitiendo así que un corredor más rápido califique por ellos. 

Hacer trampa durante el trayecto de la carrera clasificatoria, es decir recorrer una menor distancia.

Tom Grilk, el director ejecutivo de la Asociación Atlética de Boston, dijo que el maratón hace todo lo posible para garantizar la integridad de la inscripción de la carrera.

Nos tomamos esto en serio y tomar medidas para hacer frente a ella“, dijo.

 

También dijo que el número de presuntos corredores que obtengan un entrada sin la calificación correspondiente representa un “porcentaje centesimal” del campo de 32.000 personas que participan en el Maratón.

 

Sin embargo, los últimos casos de alto perfil de los sospechosos de descalificaciones de engaño han fascinado a la comunidad de corredores. Tanto es así que los sabuesos de Internet pertenecientes a un grupo privado de Facebook llamados “Carrera de trucos Investigación” se embarcaron en un esfuerzo exhaustivo para responder a una simple pregunta: ¿Cuántas personas corrieron Boston el año pasado sin haberlo merecido?