El sponsor oficial de la Maratón estadounidense, Adidas, mandó un e-mail promocional a los atletas con el mensaje:

polemico

“¡Felicidades, has sobrevivido la Maratón de Boston!”

Contenido que ha sido considerado insensible por parte de los corredores.

La desafortunada elección de palabras llevó a los participantes a recordar un trágico episodio en la historia del Maratón en el 2013, en el que tres personas murieron y 260 sufrieron heridas de varios grados de gravedad después de una explosión cerca de la línea de meta.

Las reacciones adversas al correo no tardaron en llegar, y las redes sociales se llenaron de críticas hacia la compañía.