De nada vale que entrenes con un sistema si luego a mitad de carrera te quedas sin energía. Comer bien es tan importante como entrenar pero sigue habiendo corredores que no alcanzan su rendimiento óptimo por diversos errores nutricionales.

nutricion

1.       Comer mucha pasta. Es clásico entre los corredores, que cenan pasta hasta reventar para tener las reservas de glucógeno llenas al día siguiente, pero una cantidad excesiva supone problemas digestivos que te pueden mandar directo al cuarto de baño en mitad de tu carrera.Puedes tomar avena para desayunar, patatas a mediodía y pasta para cenar, pero sólo en cantidades normales, nunca excesivas, porque no podrás dormir bien ni rendir al día siguiente.

2.       Beber demasiada agua. Antes de una carrera hay más de uno que bebe más de la cuenta; ¡agua! El agua te hidrata, sí, pero diluye tus electrolitos (potasio, sodio, magnesio?) lo cual te debilita y puede ser origen de calambres e incluso, en caso extremo, causar hiponatremia, un problema mortal. Bebé como máximo 450 a 500 ml de agua dos a tres horas antes de la competición. Puedes tomar un vaso de agua poco antes de la salida.

3.       Cargarse de fibra. Algunos corredores que no están acostumbrados a tomar fibra de forma regular deciden volverse sanísimos el día de antes de su carrera y toman alimentos ricos en fibra a mansalva. Lo único que produce este cambio, para los que no toman fibra de forma habitual, son gases y dolores abdominales. Tomá fibra normalmente pero no abuses de ella los días previos a la carrera para evitar problemas.

4.    Desayunar ‘justito’. Si vas a competir por la mañana no cometas el error de desayunar mucho menos de lo normal. El desayuno mantiene tus niveles de glucosa constantes y si no lo tomas te dará un bajón seguro. Levantáte tres horas antes y desayuná normalmente, evitando alimentos pesados y tomando cereales como la avena. Si no puedes tomar algo sólido, probá un licuado con banana, leche desnatada y azúcar negra.

5.    ¿Una comida nueva? ¡Ni se  te ocurra! Por muy saludable que te parezca o por muy bien que le vaya a otros, es mejor que no hagas experimentos con tu sistema digestivo antes de una carrera. Si viajás a un sitio nuevo aseguráte de que puedes tomar alimentos a los que estás acostumbrado. La pasta, el arroz y la carne a la plancha nunca fallan.

Fuente: Sportlife.es