Aunque suele ser un gran desconocido por la mayoría de los corredores, el psoas es un músculo que es clave para tus movimientos.

fernanda-maciel-hd-41

Pese a este desconocimiento popular (quizás porque no es un músculo visible), funcionalmente,  el psoas, es tan importante al momento de desplazarte que debiera ocupar un lugar importante entre los músculos claves para correr.

CONOCÉ EL PSOAS

Aunque técnicamente, el término correcto es “músculo psoas ilíaco o iliopsoas“, cuando nos referimos al psoas se incluye la combinación del psoas mayor y el ilíaco.

El psoas o  iliopsoas es un grupo muscular profundo de la cadera que se origina en la columna vertebral pero que pasa por delante de la pelvis y se inserta en el fémur.

El psoas  colabora con otros músculas para flexionar la cadera y colabora con la rotación interna y externa, lo que permite que el torso gire con una gama más amplia de movimiento, lo que es esencial para cambiar de dirección al correr.

ACORTAMIENTO DEL PSOAS

El psoas es un grupo muscular largo y poderoso, pero aunque no lo sientas, trabaja ya sea que esté sentado, parado o en movimiento.

Como consecuencia de ello y a diferencia de otros músculos, el psoas sufre de una constante carga, y el esfuerzo puede generar algunos problemas no poco importantes.

Cuando el psoas se encuentra tenso, contracturado o acortado es normal comenzar a sufrir una serie de síntomas realmente molestos y dolorosos.

Normalmente, un psoas disfuncional y la presión que puede realizar sobre los nervios cercanos, puede hacernos sentir un dolor muy molesto que se puede irradiar desde la parte delantera del muslo, la cadera  y llegar hasta la espalda baja.

CAUSAS

Alguna de las causas mas comunes de problemas en el psoas son:

– Sobreentrenamiento

– Mala técnica de carerar (correr demasiado doblado -no erguido- es un gran problema).

– Problemas posturales durante el día

– Pasar demasiado tiempo sentados.

LA IMPORTANCIA DE ESTIRAR EL PSOAS

Para aquellos corredores que nunca han sentido los dolores generados por un  psoasilíaco disfuncional, suele ser normal restarle importancia.

Sin embargo, aquellos corredores que han tenido problemas con el psoasilíaco, saben que es una patología molesta, dolorosa y en muchos casos recurrente.

Sufrir de psoas acortados, contracturados o tensos, puede ser la causa del dolor de espalda baja (hasta puede ser confundido con problemas del nervio ciático o hernia de disco) ingle y muslo (hasta rodilla).

Por ello, es recomendable incluir,  a modo preventivo, buenos estiramientos para este músculo. rutina de estiramientos: