El “asesino sonriente”, una vez apodado de esa forma, por despachar a sus oponentes con perfecta eficiencia, por casi dos décadas es amado y reconocido donde en todas partes que corre, es un héroe en su país.

Su coach, Jos Hermens siempre refirió: ” su sonrisa, hace que el atletismo sonría”