No pudo ser. Unas molestias en el gluteo lastraron el rendimiento de Javier Gómez Noya y le impidieron acabar la prueba del Challenge Dubai. El actúal campeón mundial de triatlón ITU (distancia olímpica) y 70.3 (medio ironman), llegaba a la cita de los Emiratos Árabes Unidos como uno de los grandes favoritos a la victoria, pero las cosas se torcieron mediados los 90 kilómetros de ciclismo. Tras algo más de 10.000 metros a pie, sector en el que estaba siendo el mejor pese a la lesión, el triatleta ferrolano decidió retirarse y no forzar más el músculo dado lo inmediato del comienzo de la temporada de carreras ordinarias. El mejor español en suelo dubaití fue Eneko Llanos, que perdió un sprint por la 7ª plaza. Pero vayamos por partes.

¿Qué es el Challenge Dubai? ¿Y la Triple Corona?

Dos buenas preguntas para no iniciados en la materia. La “Challenge-Family” es un circuito de triatlones de media y larga distancia alrededor del mundo. Con 40 pruebas a lo largo del año, la franquicia compite con la famosa marca IronMan por el enorme pastel de los triatlones de ultrafondo. Mientras sus rivales organizan los mundiales (oficiosos) de ambas distancias, Challenge ha creado este año la llamada Triple Corona: un trío de pruebas en países del Golfo Pérsico (Emiratos Árabes, Oman y Bahrein) generosamente dotadas en lo económico y con un ‘megapremio’ final de un millón de dólares para el hipotético ganador de las tres. Nasser Al Khalifa, príncipe de Bahrein y enamorado del triatlón, es el principal promotor de este pequeño gran circuito de pruebas de media distancia (1,9km. de natación, 90km. de bici y 21,1km. a pie) sin drafting, o lo que es lo mismo, sin posibilidad de rodar en pelotón sobre la bicicleta.

¿Cómo ha sido la prueba de Dubai? ¿Qué le pasó a Gómez Noya?

En la línea de salida de Dubai se presentaron muchos de los grandes triatletas de media y larga distancia del planeta. Pese a la ausencia de los tres hombres que coparon el podio del IronMan de Kona 2014, el estadounidense Hoffman y los alemanes Frodeno y Kienle (el campeón), el nivel de la prueba era de tantos quilates como el anhelado premio final.

En natación se cumplieron los pronósticos y Gómez Noya siguió la estela del estadounidense Andy Potts que marcó el ritmo de cabeza como se esperaba. La criba tras el agua fue de una docena de triatletas que se lanzaron sobre dos ruedas al asfalto dubaití. En los primeros metros sobre la bici el ferrolano llegó a liderar la prueba, pero muy pronto los grandes dominadores del sector le pasaron como balas. Martin Jensen, Michael Raelert, Manuel Kung y Terenzo Bozzone tomaron el mando en el ventoso, y salpicado de arena, circuito árabe por amplias autovías. Javi aguantó el pulso de los ‘capos’ cediendo apenas 30 segundos tras el primer tercio del recorrido. Sin embargo, unas molestias en el gluteo le fueron lastrando toda la segunda mitad de la prueba (en el último parcial de 13 kilómetros apenas pudo registrar una media de 32km/h).

Noya se bajó a correr a casi 10 minutos de la cabeza con toda esperanza de victoria perdida y aunque iba remontando posiciones gracias a los mejores parciales de ritmo a pie (fue el unico en marcar pasos inferiores a 3:20 min/km) decidió poner punto y final a su aventura mediado el sector de carrera para no forzar más. Hay que recordar que la semana que viene debuta en la primera prueba de las Series Mundiales, el circuito oficial de triatlón olímpico, en Abu Dhabi.

¿Quién ganó y opta a ser el triatleta del millón de dólares?

La victoria final y los primeros 65.000$ de premio para ir abriendo boca fue para el neocelandés Terenzo Bozzone con un tiempo total de 3:41:45 y ahora sólo él aspira a llevarse la bolsa millonaria si gana las dos pruebas restantes de la Triple Corona. Bozzone marcó el mejor tiempo sobre dos ruedas con una media de 44,03km/h y se bajó a correr en cabeza seguido muy de cerca por el danés Martin Jensen. A pie también realizó un gran parcial en la media maratón (1:13:51) que le coronó como campeón en los Emiratos Árabes. Jensen se desfondó a pie y el alemán Michael Raelert (+01:04) y el suizo Manuel Kung (+03:54) lo aprovecharon para colarse en el podio.

Por su parte, Eneko Llanos firmó una muy buena carrera de menos a más y tras perder algo más de un minuto en el agua, remontó en bici y corriendo, sector en el que marcó el mejor tiempo de todos los participantes (1:11:16 a 3:22 min/km). Le faltaron metros al vasco que finalizó octavo a tan sólo un siete segundos de la sexta plaza (¡y a apenas uno de la séptima!). Los otros representantes españoles no tuvieron su mejor día. Iván Raña se retiró tras completar el segmento ciclista en el puesto 50 y Víctor del Corral, que pagó caros los 6 minutos perdidos en el agua, cruzó la meta en 32ª posición tras unos buenos sectores posteriores.

¿Y las mujeres? ¿También hay un millón para ellas?

Como buen deporte igualitario, el triatlón reparte los mismos premios en categoría masculina y femenina. Ellas recorren las mismas distancias que ellos y no se merecen cobrar menos como sí sucede en otras disciplinas. En Dubai el premio gordo fue para la suiza Daniela Ryf (4:05:01), que se impuso con solvencia a la canadiense Heather Wurtele (+04:20) y a la danesa Helle Frederiksen (+06:42). Ryf aguantó el tipo toda la prueba y se lució en la media maratón final con un parcial de 1:17:24 (a 3,40 min/km). Ahora es la única aspirante al millón de dólares. Para ello deberá vencer en Omán (agosto) y Bahrein (diciembre) en el que se presenta como el mayor reto de su carrera deportiva.

http://www.marca.com/