El español Javier Gómez Noya apunta a un inédito quinto título mundial de triatlón este fin de semana en Chicago (Estados Unidos), sede de la Gran Final del campeonato, en el que su compatriota Mario Mola es segundo y en el que también optan al triunfo final el francés Vincent Luis y el sudafricano Richard Murray.

Gómez Noya triple campeón de Europa (2007, 2009 y 2012) y ganador de catorce pruebas de la Copa del Mundo, aspira el año que viene a lograr la gloria olímpica en Río de Janeiro, después de haber sido cuarto en los Juegos de Pekín 2008 y medallista de plata en los de Londres’12.

Pero, entretanto ,es considerado entre los mejores deportistas españoles de todos los tiempos. El astro gallego igualó a su paisano Iván Raña -campeón del mundo en 2002, en Cancún (México)- cuando se convirtió en el segundo español en capturar el título en 2008, en Vancouver (Canadá), sede de la última edición en la que el Mundial se decidía en una sola jornada.

Desde la creación, en 2009, de las ‘World Series’ o el mundial por etapas, ‘Javi’ logró un año después su segunda corona, que celebró en Budapest, antes de festejar un tercer título en 2013, en Londres, donde había subido al podio olímpico escoltado por los hermanos ingleses Brownlee, Alistair y Jonathan, los rivales más duros que se encontró en su carrera deportiva y que, en una campaña marcada por las lesiones, no cuentan esta vez para el título (aunque ‘Jonny’ buscará, no obstante, el triunfo parcial en Chicago).

El año pasado, Gómez Noya se marcó como objetivo igualar la plusmarca de Simon Lessing, único que -entre 1992 y 1998- había sumado cuatro títulos mundiales en distancia olímpica: 1.500 metros a nado, cuarenta kilómetros en bici y diez más de carrera a pie. Objetivo que el “hombre de hierro” del deporte español -que presenta otras tres platas y dos bronces en Mundiales- confirmó en la Gran Final de Edmonton (Canadá), donde le bastó ser tercero para ganar.

Esta vez llega líder a la de Chicago, donde se encontrará como principal rival a otro español, el balear Mario Mola, de 25 años, que, después de capturar bronce hace dos años y plata en el pasado Mundial, pretende dar un nuevo salto de calidad.

Gómez Noya, sexto en la primera carrera del campeonato, en Abu Dhabi -que ganó Mola-, nunca se bajó del podio en las otras pruebas que disputó este año, con victorias en Yokohama (Japón) y Estocolmo, así como en la ‘prueba test’ olímpica (no puntuable) de Río.

Sumando los cinco mejores puestos, que se añadirán al de la Gran Final, lidera el Mundial -que también recorrió Auckland (Nueva Zelanda), Gold Coast (Australia), Ciudad del Cabo (Sudáfrica), Londres, Hamburgo (Alemania) y Edmonton- con 3.820 puntos, 225 más que Mola. Su ventaja es de 277 puntos sobre el galo Vincent Luis y de 570 sobre Murray, que espera carambola.

Antes de la carrera masculina del sábado, la estadounidense Gwen Jorgensen intentará revalidar este viernes su título en la prueba femenina, que se disputará en idéntico trazado, con natación de dos lazos en el Lago Michigan y un circuito ciclista virado y técnico (al que se darán nueve vueltas), que, al igual que la carrera a pie, será totalmente llano.

Jorgensen, de 29 años, vencedora en las últimas once carreras de las ‘World Series’ que ha disputado, ganó seis este año -aparte de la ‘prueba test’ olímpica de Río-. Es tan buena, que el resultado que descarta es una victoria. Y llega a la Gran Final con unos inmejorables 4.000 puntos.

Pero podría darse la paradoja de que su compatriota Katie Zaferes, de 26 años, que aún no ha ganado una sola prueba de las ‘World Series’, le arrebatase el título en la última carrera del año, a la que llega con desventaja de 300 puntos.

Sarah True, tercera, con 3.332, intentará evitar que otra veterana, la neozelandesa Andrea Hewitt (ambas tienen 33 años), cuarta con 3.131, ‘reviente’ en la “windy city” de Illinois un podio final íntegramente estadounidense.