35 años, esa es la media de años trabajados en nuestras vidas, parecen muchos pero en realidad son más.

La toma de decisiones en nuestra vida profesional empieza en la adolescencia. Posiblemente ese sea el momento de nuestras vidas en el que menos pensamos, simplemente disfrutamos y sin lugar a dudas nuestro orden de prioridades nada tiene que ver con nuestra futura carrera profesional. Sin embargo las decisiones que tomamos en esta etapa reflejarán en la mayoría de los casos nuestro lugar en el mercado laboral.

Muchas personas se lamentan durante años por no haber continuado estudiando, conformándose así con su resultado actual, sin motivación para cambiarlo. Otros pese haber completado el primer paso, la formación académica, se desesperan demasiado temprano por la falta de oportunidades.

Lo cierto es que en ambos casos falta un componente clave para el éxito profesional: intentarlo. Tenemos la costumbre de creer que no podemos hacer las cosas por el simple hecho de no intentarlas. Cree en ti, visualiza tu objetivo y actúa para conseguirlo todos y cada uno de los días. Esa es la estrategia a seguir.

Posiblemente nunca lo hayas pensado pero el deporte está más cerca del mundo profesional de lo que imaginas:

El deportista madruga cada día para ir a entrenar, pero en realidad está aprendiendo qué es el sacrificio. El deportista se esfuerza hasta quedarse sin fuerzas y de esta forma aprende como se superan los límites establecidos. Para los deportistas cruzar la línea de meta es el principio de un nuevo desafío, comparten rivalidad con los amigos y aprenden lo importante que es el trabajo en equipo.

Las personas en realidad con la práctica del deporte descubren y hacen suyos los valores necesarios para lograr el éxito en su carrera profesional.

Da igual si eres estudiante de bachillerato o si ya has cumplido los 40, no importa cuántos éxitos o fracasos hayas acumulado, tampoco si tu meta es muy lejana, lo imposible solo es una opción. Haz deporte, te sentirás mejor, con cada minuto de sudor ganarás confianza en ti mismo y te darás cuenta de que nunca es demasiado tarde y que el único que te impide llegar a ser lo que tienes que ser en la vida eres tú mismo.

Autor: Santiago Ferrada

Más sobre el autor: http://www.lifeferrada.com/about/

Captura de pantalla 2015-05-29 a las 14.41.31