El tiempo lo cura todo, o al menos, eso dicen. El dolor se acaba, las heridas se cierran y el orgullo se recupera. Pero la decepción es para siempre.

lance-arsmtrong

Y con ello tendrá que convivir el resto de su vida Lance Armstrong, quien hace cuatro años admitió haberse dopado sistemáticamente con el objetivo de sacar a su cuerpo el máximo rendimiento de forma ilegal. En ese mismo momento, le fueron retirados honores, títulos y por ende, sponsors.

Admitida la culpa, Lance está buscando su propia redención. Según cuenta el ‘The Washington Post, el estadounidense lleva tiempo con un proyecto radiofónico entre manos. Bajo el título de The Forward, Armstrong sube a Internet cada cierto tiempo un programa en formato de entrevista en el que conversa con amigos de su entorno más cercano de cualquier tema, obviando el deporte. Es su primera actividad pública desde que fue destapado el escándalo de dopaje.

Sin patrocinadores ni más objetivo que hacer lo que le gusta, este podcast de Armstrong escala posiciones en iTunes hasta convertirse en uno de los más descargados en Internet.

Tras 21 entregas, por el micrófono contiguo al ciclista han pasado todo tipo de historias increíbles, como la de Michael Morton, un hombre que tras pasar 25 años en prisión por un crimen que jamás cometió, fue exonerado gracias a una prueba de ADN. Parece que Armstrong ha encontrado el refugio necesario en estas entrevistas para evadirse de su pasado más reciente y vergonzante.