Estés donde estés, sea la hora que sea, es usual ver a alguien corriendo por tu pueblo o ciudad. Y es que correr es un deporte sano, libre y gratis, el cual nos aporta numerosos beneficios no solo físicos, sino también mentales y anímicos.

Cada persona tiene sus hábitos, así como sus horarios para practicarlo. Sin embargo, últimamente está surgiendo la tendencia de realizar el deporte al aire libre por excelencia de noche, y es por ello que vamos a explicar la gran cantidad de ventajas que presenta.

Ventajas

En primer lugar hay que mencionar que es el horario idóneo para todas aquellas personas que trabajan durante el día. Correr de noche para ellos se convierte en una necesidad pues debido a su trabajo no disponen de el tiempo suficiente para realizarlo de día. No obstante, si bien es cierto que se ven obligados a salir a correr en esta franja horaria, ésto les presenta una serie de beneficios. Por ejemplo, salir a correr al aire libre después de una larga jornada de trabajo favorece la liberación de todas las tensiones que presentan las tareas diarias. Correr ayuda y estimula el riego sanguíneo en el cerebro, por lo que realizándolo de noche nos sirve para despejar todas aquellas tensiones y preocupaciones que obtenemos a lo largo del día.

Por otra parte, es el horario perfecto para disponer de menos distracciones. De noche, la mayoría de las personas están en casa, lo que elimina la aglomeración en las calles y los parques y nos deja casi todo el terreno disponible para nuestra ruta, ayudándonos por tanto a tener una máxima concentración en la carrera.

hombre corriendo

Además, practicar running al final del día nos permite aseguramos de tener el cuerpo totalmente preparado para un intenso ejercicio físico debido a, entre otras cosas, haber realizado varias comidas durante todo el día. Con una buena alimentación durante el día conseguimos tener los suficientes nutrientes alimenticios para emplearlos en la carrera. Y esto precisamente tiene una doble ventaja; por un lado, disponemos de la fuerza necesaria gracias a las comidas que hemos ingerido, y por otro, conseguimos quemar todos los hidratos de carbono y grasas de los alimentos de las comidas. Es decir, salir a correr por la noche nos ayuda a consumir todas las energías que hemos ido obteniendo, que son precisamente las que nos permiten un buen ejercicio.

Asimismo, esto implica una tercera ventaja; gastando todas las energías obtenidas a lo largo del día nos asegura un fácil y profundo sueño. Correr de noche es una de las mejores formas para conciliar el sueño pues después del esfuerzo de un gran ejercicio físico quedaremos exhaustos y estaremos deseando ir a descansar.

Por otro lado, si sos uno de esos corredores que les gusta hacer un fondo, te gustará saber que hay estudios que corroboran que el término del día es el punto álgido para las funciones pulmonares y de movilidad, lo que sin duda te ayudará a tener un buen rendimiento.

Precauciones

También has de tomar alguna precaución para salir a correr durante la noche evitando cualquier destiempo inoportuno:

  • Usá prendas de ropa llamativas y de colores y, a poder ser, alguna de ellas reflectante para poder ser vistos con facilidad por coches, bicicletas u otros corredores.
  • Si corrés por una calle transitada andá siempre por el carril contrario, de esa forma podrás ver el tráfico y además te verán frontalmente.
  • Intentá correr con acompañantes como amigos o algún conocido afín al running. Si no conocés a nadie que le guste correr, ya tienes una excusa para hacer nuevos amigos.
  • Si usás prendas como gorros, aseguráte no tapar totalmente tus orejas para poder tener una buena audición del exterior. Asimismo, si escuchás música usando auriculares, bajá el volumen hasta un nivel que permita escuchar el sonido externo igual que el de la música.
  • Intentá llevar tu teléfono móvil encima cuando corras por circuitos solitarios o dificultosos, te puede salvar en caso de apuro.