El etíope se quedó a seis segundos del récord del mundo de Kimetto y cruza la meta en 2h 3m 3s.

bekele

El maratón de Berlín tiene fama de ser uno de los más rápidos del mundo. Allí batió el récord del mundo el keniano Kimetto hace dos años y allí afilan sus cuchillos (o más bien sus zapatillas) los mejores corredores del mundo. Como Kenenisa Bekele, el etíope maravilloso, que después de ganarlo todo en el fondo olímpico, de amasar todos los récords y de superar un sinfín de lesiones decidió pasarse al maratón hace dos años. Este domingo Bekele ha corrido el segundo maratón más rápido de la historia por las calles de Berlín: 2h 3m 3s, a solo seis segundos del récord del mundo.

La carrera, llana y con unas condiciones climáticas ideales, ha sido un duelo entre Bekele y el keniano Wilson Kipsang, en cabeza durante toda la carrera. Y contra el récord del mundo, esas 2h 2m 57s que firmó Kimetto el 28 de septiembre de 2014 en las mismas calles. Hasta el kilómetro 35, a solo siete de la meta, los tiempos decían que era posible, que el ganador podía batir una de las plusmarcas más prestigiosas del atletismo. Fue Bekele quien se impuso en el último kilómetro y tuvo que conformarse con batir el récord de Etiopía. Kipsang, que logró un récord del mundo en 2013 en Berlín, cruzó la meta en 2h 3m 13s, el cuarto mejor tiempo de todos los tiempos.

Bekele, excampeón olímpico de 5.000 y 10.000m, distancias de las que aún mantiene el récord mundial, admitió luego que estaba decepcionado: “Es increÍble haber logrado mi mejor marca personal, pero estoy decepcionado por haber perdido la oportunidad de batir el récord del mundo. Perdí algunos segundos al final…”.