Faltaban solamente 200 metros para cruzar la línea de llegada, cuando David Wyeth, estuvo a punto de desplomarse debido a un fuerte mareo después del esfuezo realizado.

Para suerte de él, pasaba por al lado Harrier Matthew, quien lo ayudó a recorrer el último tramo de los 42’195 kilómetros.