Martin tiene 43 años, es Ingeniero en Sistemas y atleta. Tiene una enfermedad genética denominada Síndrome de Usher que produce hipoacusia y pérdida gradual de la visión.

Captura de pantalla 2017-04-03 a las 7.48.23 p.m.

Actualmente es ciego y tiene problemas auditivos y de equilibrio. A pesar de los obstáculos que le puso la vida, pudo vencerlos y salir adelante, incluso superándose y llegando a ser una mejor persona.

Mucha gente cree que las personas con algún tipo de discapacidad no pueden tener una vida feliz y placentera. Martin es la prueba de que esto no es así!

“Cuando quede ciego tuve una depresión profunda por primera vez en mi vida. Para mí no existía ninguna posibilidad de ser felíz…” Martin Kremenchuzky.

Llegando al fondo del abismo se dio cuenta de que nada ganaba con quejarse… había que actuar! En ese momento cuando asumió la discapacidad  su vida cambio para siempre.

Salió a correr, a nadar, a remar, a andar en bicicleta de dos asientos, a bailar, a aprender teatro, percusión, a catar vinos y perfumes, a hacer masajes, a narrar historias y unas cuantas actividades más.

Captura de pantalla 2017-04-03 a las 7.46.13 p.m.

Lejos de lo que pensaba, había un mundo de posibilidades para los no videntes.

En septiembre de 2010 corrió su primera carrera: la media maratón de Buenos Aires. Salió tercero en su categoría y le dieron una copa.

Cuando volvió a casa con la copa, su hijo Toto daba alaridos de alegría.

Esa alegría lo impulsó a entrenarse seriamente para que su hijo tuviera un padre campeón!

Se propuso superar nuevas metas: 10, 21, 42 kilómetros.

De corredor pasó a maratonista, corredor de aventura, integrante de la Selección Nacional de Remo Adaptado y finalmente Triatleta!

Ultimo objetivo logrado IronMan Brasil 2015: Martín es el primer triatleta argentino no vidente en completar un IronMan consiguiendo el primer puesto en su categoría!

Martin se dio cuenta de que con los diferentes desafíos que encaraba lograba transmitir mensajes positivos sin proponérselo y eso lo estimulo a ir por más!

Actualmente está experimentando correr aliado con otros discapacitados. La idea es integrar capacidades y demostrar que se puede, dando el ejemplo con acciones y no con palabras.

Ser solidario es una de sus metas y lo demuestra con hechos.

Así fue como corrió llevando la silla de ruedas de Ari Fernandez, un chico  con parálisis cerebral. Fue la primera vez que un atleta no vidente corría llevando a un atleta asistido; así se los llama a este tipo de corredores.

En otras oportunidades la experiencia fue con Ramiro Cattani, un chico con Síndrome de Down, que fue su guía en ambas carreras.

También colabora con diferentes grupos de corredores con discapacidad visual, en los que la principal misión es incentivar y concientizar a todos aquellos discapacitados visuales que por ignorancia, sobreprotección u otros motivos no saben todo lo que pueden hacer para vivir plenamente.

Captura de pantalla 2017-04-03 a las 7.49.50 p.m.

Consciente de que gran parte de los objetivos que se propuso los logró con la ayuda y apoyo incondicional de otras personas que le hicieron creer que EL PODIA, desde hace 2 años comenzó transmitir este mensaje a otras personas que ni siquiera se imaginan que también pueden. Es por ello que comenzó con un Ciclo de Charlas y Conferencias en empresas, colegios, iglesias, templos y asociaciones diversas con el fin de transmitir el mensaje de que NADA ES IMPOSIBLE SI UNO SE LO PROPONE.

Hoy en día Martin sigue incursionando en diferentes actividades recreativas como arquería, golf, paracaidismo, buceo, esqui acuático, patinaje en rollers y otros!

PALABRAS DE MARTIN: “Cuando veía era una persona quejosa, que no disfrutaba de lo que hacía y no valoraba lo que tenía… Ahora, siendo ciego soy mucho más feliz que antes! No es que prefiera ser ciego pero la discapacidad me dio la posibilidad de vivenciar y aprender muchas cosas que me permiten valorar y disfrutar la vida de una manera diferente. Ahora veo cosas que antes no podía ver!”