Cavendish, Thomas Voeckler o el campeón del mundo, Michal Kwiatkowski, otros hombres importantes de la prueba.

La estrella en la Vuelta a San Luis es Nairo Quintana. El ciclista al que no pueden ver correr en su país, Colombia, intenta proyectar desde Argentina su figura en Sudamérica. La falta de pruebas del WorldTour obliga a ver a Nairo por televisión en las grandes citas del calendario mundial.

Vencedor de una etapa y de la montaña el año pasado, con Nairo es difícil predecir si está en forma. Es uno de esos ciclistas que es capaz de ganar estando lejos de su mejor nivel físico.

José Luis Jaimerena, su director, cuando se le pregunta por su líder siempre dice lo mismo: «Mal no está. En realidad, mal no está nunca. Lo que no sé, ni él tampoco, es el nivel al que puede encontrarse este año», explica.

Detrás del último vencedor hay un mundo, un abismo que pueden llenar corredores como Tom Danielson (Cannondale), Janez Brajkovic (Unitedhealt) o Daniel Díaz, el argentino que dejó la formación de su país San Luis Somos Todos y que corre en el equipo brasileño Funvic.

La lista de figuras presentes en San Luis es mucho más amplia con nombres como los de Mark Cavendish, Carlos Betancurt, el campeón del mundo, Michal Kwiatkowski , el francés Thomas Voeckler e incluso Dani Moreno (Katusha).

Con veintiséis equipos en liza, la mayoría de ellos cubriendo el calendario americano de ciclismo, la carrera no resultará cómoda. Al calor, las temperaturas pueden llegar a los 40 grados, se unirá un recorrido en el que hay una contrarreloj de 17,4 kilómetros, junto a tres llegadas en alto, el Mirador del Potrero, el Amago y Sierra de Comechingones.

Al final, la dureza estará presente en la carrera, en una situación que acusarán los corredores europeos. Con Nairo Quintana como estrella, la Vuelta a San Luis, una prueba que pugna por ser la mejor de toda América junto a la Vuelta a California, comienza con una incógnita: buscar al sucesor de Nairo Quintana o bien que el líder de Movistar repita triunfo y sea el primer ciclista que consigue ganar en dos ocasiones la prueba.